El burro hablando de orejas

La nota publicada hace algunos días en el diario El Financiero titulada “Narco amenaza las elecciones de Colima”, sin duda alguna despertó una serie de reacciones entre los partidos de oposición, principalmente del Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), que sin perder tiempo buscaron capitalizar la información, con la clara intención de golpear y debilitar al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y a sus aspirante a la candidatura a la gubernatura, con miras a la elección del 2015.

Sin embargo, independientemente de la dudosa veracidad y autenticidad de la información que maneja El Financiero en su publicación; lo más interesante que se ha generado a partir de esta nota han sido las reacciones de panistas y perredistas, que sin vergüenza alguna, salen a parlotear con el discurso de la transparencia y honradez, del PRI y sus aspirantes a candidaturas; cuando en sus propios partidos y correligionarios se han visto inmersos en un sinfín de escándalos, de corrupción, tráfico de influencias, deslealtades, desvío de recursos públicos, fraudes, narcotráfico, entre hechos; en los que han callado e incluso han defendido y justificado el actuar y comportamiento de sus colegas de partido.

Sin duda alguna a los panistas y perredistas que se han dado golpes de pecho por la nota publicada por el periódico El Financiero, no les vendría nada mal recordarles el viejo dicho popular de “El burro hablando de orejas”, o el de “El buen juez por su casa empieza”; ya que para sus discursos y señalamientos nadie los creerá ni los tomará con seriedad, mientras en sus propios partidos se sigan suscitando casos peores; que a diferencia de la nota de El Financiero, estos sí han sido documentos y exhibidos con imágenes, adiós o videos; los cuales han sido del dominio público.

De algo estamos seguros: esta guerra sucia que inició con la publicación de la nota de El Financiero, cada día irá subiendo su intensidad y, seguramente, se verán cosas más fuertes y el tono de las declaraciones sin duda alguna subirán de calor e intensidad en busca de ganar simpatías y debilitar a los contrincantes que aspirarán a cargos de elección en el 2015; razón por lo que la sociedad deberá de estar atenta y no dejarse llevar por señalamientos, que en muchas ocasiones carecen de sustento.

miguelinosan@yahoo.com.mx

Miguel Ángel Sánchez Romero

Comentarios

Notas Relacionadas