Arturo Noriega Campero, notario p

Menores de edad y discapacitados, primeros a proteger en testamento

Notiecos/Cuauhtémoc.-

Arturo Noriega Campero, notario público No. 11 de Colima y presidente del Consejo de notarios, explicó para Ecos de la Costa que para poder hacer un testamento, hay requisitos que deben cubrirse, pues de lo contrario este documento se podría considerar inoficioso o nulo, por ejemplo, cuando una persona tiene hijos menores de edad o con alguna discapacidad y no les da preferencia o los protege y hereda a otros, eso lo vuelve (al testamento) inoficioso, pues por ley se tienen que tutelar los derechos de los más vulnerables.

Al puntualizar las causas de nulidad de un testamento, Noriega Cambero bromeó “si al que heredas es al propio notario, al sacerdote que te asistió o al médico que te atendió en tus últimos momentos, pues imagínate”, se consideraría que hubo cierta presión psicológica y moral de parte de esas personas para convencer y que por agradecimiento les dejaran los bienes.

Añadió que de cualquier manera cada caso es muy concreto y requiere un análisis particular y esa es también la función del notario, pues entre los casos de nulidad se encontraría el que un testador no esté en su cabal juicio o haya heredado bajo presión de un tercero y por ello la entrevista con el notario es personal.

En general recordó que una persona puede hacer su testamento a partir de los 16 años de edad y hasta en tanto se considere que está en su cabal juicio, independientemente de la edad; no se requiere de testigos, a menos que el notario considere que determinada persona pudiera presentar algún trastorno mental y en esos casos se piden testigos e incluso certificados médicos que avalen que el testador está en pleno uso de sus facultades mentales.

En el ejemplo de que una persona simplemente decida hacer su testamento y no quiera heredar ni a la esposa (o) ni a los hijos, el notario No. 11 abundó que todo ello se analiza con anterioridad, es decir se debe informar al notario si la persona está casada, con quién y bajo qué régimen, pues regularmente los matrimonios se establecen bajo sociedad conyugal o bienes mancomunados, así que en esos casos el 50% de los bienes son de la esposa (o) y quien hace su testamento solo puede heredar el 50%. En el caso de quien está casado por separación de bienes o adquirió sus bienes por donación o herencia, independientemente de que se encuentre casado (a), los bienes son exclusivos.

Por ello antes de elaborar el documento, las personas sostienen primero una entrevista con el notario, para conocer a fondo las condiciones y la situación en particular, “digamos que es una confesión, haga de cuenta que va con el cura y le va a decir dónde anduvo, si tiene hijos, incluso, fuera del matrimonio, en fin… porque de acuerdo a la modificación de la Ley todos los hijos tienen derecho, ya no hay hijos naturales, legítimos, putativos, nada de eso, todos son hijos y todos son legítimos”.

Recalcó que es labor del notario orientar a las personas de tal manera que un testamento no pueda ser impugnable, pues además, el mismo notario tiene responsabilidad en caso de una falla, “por eso hay que estudiar cada caso, ser cauto y tomar las prevenciones necesarias para que el testamento se haga valido una vez fallecida la persona, quien –recalcó- mientras viva, sigue siendo el dueño de sus bienes y puede modificar su testamento las veces que quiera y en las condiciones que le corresponda.

Sobre los requisitos que deben cubrir los posibles herederos, Arturo Noriega explicó que primero deben tener personalidad jurídica, es decir, ser sujetos de derechos y obligaciones (no animales, ni cosas) y puede heredar desde el feto en el vientre, menores de edad y personas con enfermedades mentales, siempre y cuando se les nombre un tutor, lo cual hace el propio testador, y ese tutor ejerce esta función hasta que el heredero adquiere la mayoría de edad, a excepción de quienes padecen enfermedades mentales.

Agregó que igual se debe tener mucho cuidado con quién se nombra como tutor, pues las cosas cambian de un momento a otro, pero la idea es que se haga todo lo posible para hacer valido el testamento que calificó como un acto generosos en el que decido a quién le voy a dejar mis bienes.

Una vez que fallece el testador, Arturo Noriega, refiere que regularmente las mismas familias acuden a la notaría correspondiente y entonces el notario apoya para que los bienes del fallecido pasen a nombre de los herederos designados, siempre que aún existan los bienes, “pues por ejemplo, si alguien tenía 3 casas y tres hijos y por alguna cuestión la esposa también ya falleció, pero resulta que en vida el testador vendió dos de las casas, el único heredero será uno de los hijos, a menos que el testador haya dejado establecido que su tres hijos se repartieran por igual los bienes que al momento de su muerte existan”.

Dio a conocer que los costos por el denominado Mes del testamento son al 50%, es decir mil pesos, por la elaboración del testamento y la responsabilidad del notario concluye hasta que dicho documento se haga efectivo, pues también debe pasar por alguna resolución judicial y puede ser observable, cuando al notario se le ocultó alguna información, por ejemplo, de hijos fuera del matrimonio.

Detalló que incluso se han detectado situaciones de nombres diferentes en el acta de nacimiento y otro en la credencial de elector, así que todos esos detalles deben también analizarse, “pues la idea es prever las situaciones a futuro y en eso consiste el testamento”.

Ana I. González S.

Comentarios

Notas Relacionadas