Toda persona tiene inteligencia

 Antonio Flores G

Toda persona, desde su nacimiento, posee inteligencia: entiende, razona, enjuicia; posee habilidades, puede hacer acuerdos, esté o no de acuerdo. Aquí es donde aparece la orden que se dio a los humanos: “Dominen la tierra, sométanla”. Porque debido a tantas diferencias y por diversas causas, somos y actuamos diferentemente, cada persona debe dominar y someter su entorno. Allí es donde causan risa los creídos, los ególatras que frecuentemente son más tontos que la persona que les está diciendo la verdad. Cuidado con los tontos y creídos, son avaros y estorbo social.

Si quieres corregir a un mañoso, te va a responder: “Cuando la perra es brava, hasta a los de casa muerde”. Por eso decimos a los que se creían mucho y luego les fue mal: “Le pasó como a la perra de Tía Cleta, se quedó sin pellejo y sin manteca” o esto: “Le pasó lo que a las perras, después de arregladas, fueron arrastradas”. Hay muchos que no se contentan como son y con lo que poseen: “Dijo el sabio Salomón: Dichoso el que es pelón, pues ni el peine se le atora” y si es joven: “Le pasó lo que al gallo de Tía Petoraca, lo corrieron las gallinas y los gallos lo desplumaron”.

Te das cuenta que no porque tienes un gran puesto, eres lo máximo. También, de los que desprecias y te burlas, poseen inteligencia. Cuántas veces es mayor la verdad del campesino que la tuya, aunque te la des de grande: “Perro que traga huevos, aunque le rompan el hocico”. Se ríen de superiores creídos: “Cuando el arriero es malo, le echa la culpa a las mulas”. Existen estos creídos: “De que los hay, los hay, el trabajo es dar con ellos”. Y cuando el mal no tiene solución: “Palo dado, ni Dios lo quita”. Por eso, si te desprecian y tratan mal los creídos, no te desesperes, lo que tienes que hacer es dominar tu entorno: “El que se quema con leche, hasta al requesón le sopla”. Sigue feliz, aunque muchos se dediquen a delatarte para subir ellos, siendo que están peores: “Las veredas borrarán, pero la querencia, ¿cuándo?”

Debemos salir adelante. Que no nos espanten los chismosos, creídos, avaros y ambiciosos. La tierra es de todos. Todos tenemos inteligencia y libertad. Lo importante es nuestra actuación ante los que nos desprecian y se creen mucho. Todos morimos, también los poderosos se tienen que ir y dejar su ambicionado lugar: “Sólo le quedó lo que al burro viejo, el pedo y el rebuznido”. Peor, no les digas que están mal, no se corrigen “ni yendo a bailar a Chalma”. Recuerda: “El que nace pa’ tamal, del cielo le caen las hojas”; y aquella otra, “el que es panzón, aunque lo cinchen” y “el que nace pa’ maceta, hasta el corredor no para”. Si quieres perder el tiempo, dile a un superior de iglesia que se equivocó. Verás cómo te va. Atienden a las palabras, no al mensaje.

No debemos tener miedo a nada. Que nadie nos asuste, aunque sea importante en la sociedad. Debemos dominar nuestro entorno. Toda persona “mete el choclo”. Si estás en un grave problema, di: “Hay riata no te revientes, que es el último jalón”. Pronto vendrá el momento bueno para que te rías, pues tu enemigo poderoso también quedará sin nada. Se creen mucho, pero “igual decía mi Tía María; Decía que no y después hasta la cobijita tendía”. Por eso dice el poeta: “Todo pasa y todo queda, pero no nuestro es pasar, pasar haciendo camino sin descansar” (León Felipe). No seas persona que solamente tiene buenas intenciones, pero nada hace: “El Infierno está lleno de buenas intenciones”. Cuántos imaginan que, con torcer los ojos en el templo, lo tendrán todo. Importa la actuación. Cuántos lloran por sus difuntos y olvidan que ya fueron juzgados; el problema está en los que viven. Por el hijo que mataron las pandillas, nada hiciste y por el hijo que vive nada haces.

Cuántas cosas andan mal en nuestra sociedad. Pero, me imagino y parece que sí, solamente pueden aceptarlo diciéndolo en plan de broma. Cuántos enemigos tengo, pero pienso en el otro. Sigan con decretos y decretos, leyes y leyes, tuerzan los ojos. Pero, si se descuida la actuación, las cosas serán peores. Así han sido las cosas desde milenios antes y seguirán: dominen, sometan.

Comentarios

Notas Relacionadas