Adalberto Carvajal

Locho se va por la libre

ESTACION SUFRAGIO

Adalberto Carvajal

En el virtual acomodo de los aspirantes panistas a la gubernatura, las cosas parecían haber llegado a un equilibrio: Jorge Luis Preciado Rodríguez está más interesado en la presidencia del comité ejecutivo del Partido que en disputar una elección de gobernador porque, si no la gana y de manera aplastante, esa derrota lo descalificaría para buscar la dirigencia de Acción Nacional.

Derrotado en la segunda elección extraordinaria para gobernador que se disputó el sexenio pasado, la de 2005, precisamente por Silverio Cavazos, a Leoncio Morán Sánchez le faltaban argumentos para tirarle a la grande pero tenía garantizada la nominación a presidente municipal de Colima. Fortalecido por Esmeralda Cárdenas, eventualmente Patricia Lugo y otros cuadros del blanquiazul en la propia planilla municipal y en las candidaturas a diputados locales, Locho iba a hacer lodo.

Jesús Dueñas Llerenas, a quien junto con Locho metió a la cuarteta de precandidatos el nuevo presidente estatal del PAN, Jesús Fuentes, ha estado jugando con su prestigio como primer alcalde de oposición en Villa de Álvarez, primer diputado federal del blanquiazul en el distrito I y senador de mayoría, pero en la carrera por la gubernatura nada tenía qué hacer.

Había elementos suficientes para sospechar que la inclusión de esos tres en la lista de finalistas del PAN, tuvo como propósito no dejar a Virgilio Mendoza Amezcua como el único realmente interesado en ser candidato a gobernador y el único con verdaderas condiciones para representar una dura competencia a quien resulte el candidato del PRI.

Sin embargo, hace unos días el acuerdo tácito se rompió. Y Locho empezó a hablar en grupos cada vez más numerosos de su intención de renunciar al PAN y buscar la postulación al Gobierno del Estado como candidato de un gran movimiento cívico.

En rueda de prensa, Morán Sánchez explicó su decisión de renunciar al Partido Acción Nacional (PAN) diciendo que en este instituto político ya “no se generan los espacios de participación ciudadana y se han alejado de los principios que rigen sus estatutos”.

“Al renunciar al PAN cierro una etapa en la cual actué alentado por la convicción de que este partido era la vía más adecuada para la construcción del Colima justo, próspero y con oportunidades iguales para todos”.

Tal vez pensando en la renuncia que hizo a la segunda posición en la fórmula del PAN al Senado, porque a Martha Sosa le habían dado la primera, Locho comentó que esa convicción partidista “tuvo un sustento sólido en lo que el PAN logró en el pasado, pero se ha agotado ante el alud de evidencias y experiencias que demuestran que quienes tienen el control del partido han adoptado como propias muchas de las prácticas que siempre combatió: la opacidad, la afiliación masiva, el clientelismo, los puestos públicos como botín, la subordinación del bien común al beneficio personal o de grupo, la mentira y el cinismo como estrategias”.

En ese tenor, indicó que “los males se han generalizado y alcanzado los más altos centros de decisión, precisamente donde se podrían tomar las determinaciones para corregirlos”.

Decir que Locho se va del PAN porque supone que no lo considerarán como abanderado para la elección de gobernador, sería dejar fuera del razonamiento un sentimiento legítimo: que él encarna el panismo per se.

Ante los proyectos que representa Jorge Luis Preciado, tan comprometido con el gobierno de Peña Nieto y con una meta personal donde la candidatura sería un medio, pero no un fin la gubernatura; o Virgilio Mendoza, con tantos afectos declarados por aquellos priistas con los que convivió en sus inicios como servidor público y los que ha venido cultivando en estos años, Locho bien puede verse a sí mismo como un panista de auténtica oposición.

Que Locho lo crea no significa que sus sospechas sobre Preciado o Virgilio sean fundadas. A fin de cuentas, Morán Sánchez está haciendo un cálculo de probabilidades en el que resulta viable el triunfo de una candidatura independiente, lo que para muchos sería un indicativo de que su percepción del proceso electoral es errónea.

Como sea, al adelantarse a futuras escisiones no sólo en el PAN sino especialmente en el PRI, Leoncio Morán busca apropiarse de un perfil y un discurso de político ciudadano que les habría gustado enunciar a aquellos aspirantes que esperan jugar la carta de la tercera vía, ya sea con los colores del PRD, la representación de Cien por Colima o el membrete de alguna otra asociación civil.

Comentarios

Notas Relacionadas