¿Adición digital en menores de dos años?

Teresa Valdés Betancourt*

Todo lo nuevo inspira temor, ante el desarrollo de sus contenidos se analizan ventajas y desventajas. Así ocurrió con otras tecnologías que fueron achicando y globalizando al planeta: el cinematógrafo en 1900, la radio en los años 20 y la televisión en la década de los años 40-50 del siglo pasado.

El fenómeno más rápido fueron los medios digitales y el internet que transformaron radicalmente hasta las relaciones de familia, lo que reclama permanente estudio por su influencia social y familiar.

Sobre estos temas se habla ya de menores con ADN digital. La experta española Rosario G. Gómez señala que los niños (niñas) son capaces de usar tabletas antes de andar, mientras se considera que el aprendizaje de los contenidos asimilados con los medios digitales no quedan en la memoria como los tradicionales, si bien son más rápidos y visuales pero perduran menos en la memoria (http://sociedad.elpais.com/)

Y afirma que las nuevas generaciones nacen con el ADN digital. Llegan al mundo no con el clásico pan debajo del brazo, sino con una multipantalla. Para muchos niños (niñas), estos aparatitos son su juguete favorito pues las referidas tabletas sólo tienen que tocarlas con el dedo. La televisión es pasiva, mientras que con el iPhone pueden interactuar. Entonces, en casa, hay que aplicar los mismos criterios que con la televisión: encenderla a tiempo parcial y observar con cuidado los contenidos que se exhiben.

Vale recordar en la técnica pedagógica que la coordinación ojo-mano se desarrolla a los nueve meses y la mano-ratón a los cuatro. Los llamados menores nativos digitales, antes de los tres años, empiezan a usar el iPod. Se recomienda que niños y niñas dediquen el mismo tiempo a los medios audiovisuales que a los escritos para evitar la maduración forzada en lo intelectual, mientras se retrasan su incorporación física a la sociedad real.

Las tecnologías digitales no estimulan la sensación real de volumen porque no transmiten de forma correcta la representación en un espacio tridimensional. Pero tampoco la lectura refleja visualmente ese volumen y nunca nadie la cuestionó, es otro punto de vista.

Existen limitantes y recomendaciones para evitar la adición en menores de dos años en cuatro aspectos esenciales, según American Academy of Pediatrics USA. (http://www.scielo.cl/)

Crecimiento acelerado del cerebro, que se asocia con retraso cognitivo, problemas de aprendizaje, déficit de atención. Lento desarrollo, al limitar los movimientos corporales, se tardan en caminar, lentitud en acceder al lenguaje verbal y al rendimiento intelectual. Sedentarismo que conduce a gordura, esa epidemia global de obesidad infantil y juvenil. Adición se genera cuando se vinculan excesivamente con dispositivos digitales, niñas y niños se separan de su entorno familiar y generan conductas agresivas e intolerantes con llantos y gritos exigentes.

Se recomienda propiciar instancias de desconexión como puede ser en la mesa o un rato antes de ir a dormir. Mostrarles que existe otro mundo donde hay competencias, habilidades y diversiones.

Palabras clave: internet, niños, niñas y comunicación familiar, serían elementos a tener en cuenta. Muchas veces esas adiciones fueron propiciadas por la madre o el papá quienes para tranquilizarle y entretenerle usan la tableta, mientras se ponen de ejemplo, al utilizar sus propios equipos y desatienden los reclamos de hijos e hijas.

La tecnología no es buena ni mala, su uso necesita meditación y responsabilidad desde la intimidad del hogar para evitar las adicciones en menores de dos años.

*Maestra en Ciencias de la Comunicación

Comentarios

Notas Relacionadas