Las razones de Locho

Tarea Política

José Luís Santana Ochoa

La triada blanquiazul conformada por Jorge Luis Preciado Rodríguez, Pedro Peralta Rivas y Fernando Antero Valle, ha logrado que su ex compañero Leoncio Morán Sánchez les deje vía libre para que decida a placer las candidaturas del PAN para el 2015, en especial las codiciadas plurinominales. Locho ha hecho punta en un éxodo en el que también se irán para no regresar jamás otros panistas tan electoralmente competitivos como él. En los próximos días pudieran brincar las trancas cuadros de la misma talla. Virgilio Mendoza Amezcua y Gabriela Benavides Cobos tendrán que definirse porque ya se les atravesaron en sus proyectos políticos de contender por la gubernatura y la alcaldía porteña, “El Rey de Chocolate” y Martha Leticia Sosa Govea, respectivamente.

Del arrebatado y controvertido ahora ex panista, son reconocidas su honestidad, dedicación al trabajo y capacidad acreditada tanto en su desempeño en el sector privado como en el público donde sirvió a los colimenses como su alcalde en el trienio 2003-2006, con eficiencia, respeto a la gente y sin abusar del endeudamiento como sí lo hicieron los priistas Mario Anguiano Moreno y José Ignacio Peralta Sánchez, que lo sucedieron en el cargo.

La confianza de los electores en Locho se extendió del municipio de Colima al I Distrito Electoral Federal cuando en las elecciones federales de 2009 le ganó la partida al priista Roberto Chapula de la Mora para llegar a la Cámara de Diputados, donde fue subcoordinador administrativo del grupo parlamentario del PAN, secretario en la Comisión de Economía e integrante de las comisiones de Medio Ambiente y Relaciones Exteriores, además de haber realizado importantes gestiones en beneficio del estado.

En el escrito leído ante los medios de comunicación locales la mañana del domingo anterior, Locho deja clara su decisión de contender por la gubernatura del estado en las ya muy cercanas elecciones programadas para el domingo 7 de junio de 2015, pues reflexiona que “cuando contendí por la gubernatura, hace casi 10 años, y en forma prácticamente emergente, ante la eventualidad que se suscitó por el penoso y sorpresivo fallecimiento del gobernador, realizamos una campaña brevísima de tres semanas, quedamos a dos puntos de lograr la gubernatura de Colima por primera vez para un partido diferente al PRI. De esa participación obtuvimos valiosísimas experiencias. Palpamos de cerca el deseo de miles de colimenses por lograr la alternancia de gobierno en esta entidad y conocimos de cerca las prácticas con las que los grupos en el poder acostumbran perpetuar sus privilegios”. De cara al 2015, Locho ve que “la situación general que vive Colima no es diferente a la de entonces. Más aún, se han acentuado las causas por las que los colimenses desean un verdadero cambio de gobierno. Vivimos en un estado saqueado, ofendido y descuidado por quienes tenían la obligación de cuidarlo y respetarlo”.

Más que justificada está la salida del partido en que Locho militó durante 12 años: “Al renunciar al PAN cierro una etapa de mi vida en la cual actué alentado en la convicción de que este partido era la vía más adecuada para la construcción del Colima justo, próspero y con oportunidades iguales para todos. Esta convicción que tuvo sólido sustento en todo lo que el PAN logró en el pasado, hoy se ha agotado ante el alud de evidencias y experiencias que demuestran que quienes tienen el control del partido han adoptado como propias muchas de las prácticas que siempre combatió. La opacidad, la afiliación masiva, el clientelismo, los puestos públicos como botín, la subordinación del bien común al beneficio personal o de grupo, la mentira y el cinismo como estrategias. Este es el sentimiento de un enorme y creciente número de ciudadanos que con razón dicen todos son lo mismo”.

También, su apuesta por la alternancia ciudadana: “Tomo esta decisión porque estoy convencido que Colima está urgido de contrapesos, nuestro estado necesita que el amor por nuestra tierra, la honestidad y una visión de largo plazo se impongan sobre lo que significa quienes hoy gobiernan nuestro estado; mezquindad, corrupción y ambición. Si los partidos no abanderan estos valores, la esperanza está en una ciudadanía participativa, organizada y demandante; en esos ciudadanos que lejos de buscar beneficios para sí mismos, aportan su esfuerzo para lograr un Colima mejor para todos”.

EL ACABO

¡No tronaba chicotito!

“En los próximos días convocaré a la representación del Estado mexicano, a las fuerzas políticas y a las organizaciones de la sociedad, para asumir el compromiso de emprender cambios de fondo, fortalecer nuestras instituciones y, sobre todo, asegurar la vigencia plena del Estado de derecho”: presidente Peña.

Comentarios

Notas Relacionadas