Camino Real

Esteban Cortés Rojas

¿Cuántas personas han ganado cargos de elección popular sin que sean postuladas por un partido político? Haga un ejercicio de memoria de algún caso y difícilmente recordará uno en la extensión del planeta. En México no tenemos uno sólo, debido a que no lo permitían las leyes electorales; pero ya lo van permitir, y entonces veremos si como roncan duermen algunos que andan calientes con las candidaturas “ciudadanas” o “cívicas”, es decir llegarle al hueso por fuera de los partidos.

Sin embargo, mucha gente cree posible su empoderamiento de esa forma, sea porque padecen el síndrome de López Obrador o porque hubo quienes les convencieron de que es totalmente factible derrotar en las urnas al sistema de partidos. O por ambas cosas.

En Colima tenemos el caso de Leoncio Morán, quien un día de estos va a amanecer, júrelo usted, como candidato a gobernador o a presidente municipal de esa mamada que se llama “Cien por Colima” -donde hacen bola cartuchos quemados de distintos partidos que creen que pueden reciclarse-, que para promocionarse ha traído a panistas de Jalisco, o de cualquier otro membrete “ciudadano”. No por nada Leoncio citó a una conferencia de prensa para dar a conocer que se va del PAN. Si no tuviera intención de lanzarse al ruedo en calidad de candidato “de la sociedad civil”, no hubiera llamado a los medios para decir -oiga nomás- que deja al panismo donde tantas cosas bonitas le sucedieron no obstante que los panistas son unos malditos buenos para nada que no saben apreciar lo bueno, y a cuyos dirigentes no bajó de cínicos desvergonzados.

Si no tuviera esos planes, insisto, simplemente se deja de cosas como panista y ahí se ven; pero no, tenía que agarrar de bajada a los líderes, aunque no se sabe a quién le echaba pestes, si al dirigente nacional con licencia, Gustavo Madero, al interino Ricardo Anaya, al estatal Jesús Fuentes, al dirigente municipal que no sé cómo se llama o al que hoy día todos culpan de todo dentro y fuera del PAN, el villano favorito de moda, Jorge Luis Preciado.

Para que sucediera cosa semejante, es decir para que un “ciudadano” pudiese ganar sin partido político un cargo de elección, sería menester que se tratara de un candidato exento del tufo partidista o en su defecto de un ex funcionario público de cualidades excepcionales, ambas cosas que no distinguen a Leoncio.

Pero en fin, que el futuro candidato de Cien por Colima –o de cualquier otro membrete “ciudadano”–, con su repentina repulsa por el panismo y su igualmente repentina “ciudadanización”, piensa que puede lanzarse al voladero electoral sin ningún riesgo.

MESÓN

Llevo casi un mes cargando un bonche de pilas de esas que dejan muertas los juguetes y aparatos del hogar como controles remotos de televisor… No hallo dónde ponerlas para evitar la contaminación y ya me dan ganas de tirárselas a la cabeza a los fabricantes que son buenos para venderlas pero no para poner un contenedor siquiera en cada centro comercial para recibirlas… ¿Por qué no los obliga la Profepa?… No quiero ni pensar a dónde van a dar los miles y miles de toneladas de esos desechos que envenenan el ambiente… ¿Usted sabe?… ¡Arrieros somos!

Comentarios

Notas Relacionadas