Locho y las disputas internas del PAN

Mitos y Mitotes

Florencio Llamas Acosta

Para Max Weber, “poder es la capacidad que tiene una persona o un grupo de personas de imponer su voluntad sobre una persona o un grupo de personas”. Desde este enfoque todas las relaciones humanas son relaciones de poder, necesarias para generar una organización y dirección colectiva. Por lo tanto la disputa por el poder en nuestra sociedad es permanente, siendo notoria en los tiempos en que se renuevan las estructuras organizativas ya sean sociales, económicas, culturales y políticas. Por lo tanto, es en la definición de las dirigencias cuando se observan jaloneos y mediciones de fuerzas por los diferentes grupos y corrientes que compiten por el poder. Cuando el grupo en el poder tiene el control mayoritario el relevo es suave y terso y no se perciben las luchas internas, pero cuando los grupos opositores a quien detenta el poder se valoran con posibilidades de competir, se hacen más evidentes los choques y conflictos.

En el sistema político la lucha por el poder político es el eje central, por eso se perciben con mayor atención en todo tipo de instituciones políticas. Los partidos son una de esas instituciones en la que la lucha por el control de las dirigencias y el reparto de candidaturas son del conocimiento de la opinión pública, como sucedió recientemente en Colima con la renovación del PAN y posteriormente del PRD.

En este mismo sentido, la renuncia al PAN del ex diputado federal y ex alcalde de Colima, el panista Leoncio Moran Sánchez, en el marco las elecciones de 2015 es una muestra clara de la disputa por el poder al interior de este instituto político, su acción tiene un sentido muy claro al no ver las condiciones favorables a sus aspiraciones personales en busca de acceder al poder político, abandona las filas de su partido dejando entrever que se asumirá como un candidato ciudadano aprovechando la existencia legal de las candidaturas independientes en el próximo proceso electoral, además de que en el electorado existe poca credibilidad de los partidos políticos.

Tres son sus principales razones en las que justifica su salida del albiazul, la primera cuestiona a quienes tienen el poder interno del partido y del cual no tienen afinidad por lo que los critica porque “han adoptado la opacidad y los puestos públicos como botín”. La segunda razón es porque “prevalecen la subordinación del bien común al beneficio personal o de grupo, y la mentira y el cinismo como estrategias”. Y la tercera, “los males se han generalizado y han alcanzado los más altos centros de decisión, precisamente donde se podrían tomar las acciones para corregirlos”.

Hombre polémico y audaz como lo es el popular Locho, ante la imposibilidad de alcanzar la candidatura del PAN a la gubernatura prefirió decir ‘aquí corrió’ y no ‘aquí quedó’, no sin antes manchar la imagen del PAN y presentarse como un actor político comprometido con las causas ciudadanas, situación que debilitará las preferencias políticas del PAN reconociendo que Locho goza de un capital social y político en la capital del estado donde fue alcalde, mimos que en el futuro tratará de capitalizar como candidato ciudadano e independiente, ¿O usted como lo piensa?

*Maestro en Ciencia Política y Administración Pública. Catedrático de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Colima.

Correo electrónico: sociopolitologo@gmail.com

Tweett: @LLamasFlorencio

Comentarios

Notas Relacionadas