Movimiento Ciudadano

Tarea Política

José Luís Santana Ochoa

Este partido que antes llevó por nombre Convergencia, para convertirse en el año 2011 en Movimiento Ciudadano, definido como social-demócrata contempla en sus estatutos que el 50 por ciento de sus candidaturas a cargos de elección popular sean ocupadas por “ciudadanos afines”, figura ésta que abarca desde cuadros sin partido, gente de la llamada sociedad civil, hasta políticos provenientes de otras siglas y colores partidistas como es el caso en Colima del ex panista Leoncio Morán Sánchez.

Con una ideología basada en la promoción de la igualdad y la equidad, la libertad como autonomía, ningún derecho sin responsabilidad, ninguna autoridad sin democracia, el pluralismo y la defensa de los derechos fundamentales del ser humano, el reconocimiento de la necesidad de respetar la libertad individual y la elección personal y la búsqueda de una justicia social para todos los mexicanos, Movimiento Ciudadano puede pasar del papel meramente testimonial que ha desempeñado en Colima hasta la fecha, a otro protagonista en las próximas elecciones que ya están a sólo siete meses de distancia, si aporta sus siglas y colores a proyectos ciudadanos.

La historia de éxito más cercana a Colima de la vía ciudadanizada para acceder a cargos públicos de elección popular, es la registrada en 2012 en el vecino estado de Jalisco cuando el ingeniero civil egresado de la Universidad jesuita ITESO en1995 y maestro en Estudios Urbanos de El Colegio de México en 1999, Enrique Alfaro Ramírez, a punto estuvo de ganar la gubernatura por la coalición Movimiento Ciudadano-Alianza Ciudadana, obteniendo una gran votación más acreditable a su atractivo electoral como candidato ciudadano que a los colores y siglas partidistas que lo postularon.

La ola ciudadana generada por Alfaro Ramírez llevó a la victoria a un buen número de sus compañeros de fórmula que se convirtieron en alcaldes, legisladores locales y diputadas federales. De cara al 2015, esta experiencia ganadora puede ser aprovechada en Colima por quienes, como Leoncio Morán Sánchez, se atrevan a brincar las trancas de sus corrales partidistas, incluido el tricolor. Hay tiempo suficiente para que los interesados en contender se organicen y diseñen estrategias electorales para concertar un proyecto alternativo de gobierno.

Enrique Alfaro Ramírez es un buen ejemplo del cambio operado en el comportamiento de los electores que orientan sus decisiones más por el perfil y las propuestas de los candidatos que por las siglas y los colores de los partidos políticos; y de que con inteligencia, estrategia y participación ciudadana, se les puede ganar a los llamados partidos grandes.

EL ACABO

La campaña lanzada en contra de Leoncio Morán Sánchez, como siempre sucede, terminará fortaleciéndolo. Si no, al tiempo.

Si los panistas siguen plegándose a las decisiones de Jorge Luis Preciado Rodríguez, Fernando Antero Valle y Pedro Peralta Sánchez, se los cargará el diablo el domingo 7 de junio de 2015.

Muy tarde, el primer priista del estado se dio cuenta de que en el tema de la conformación del Tribunal Electoral del Estado, el coordinador del PAN en el Senado de la República, Jorge Luis Preciado Rodríguez, se lo había enjeringado al meterle a dos de los tres nuevos magistrados. Demasiado ocupado en deponer a la ex consejera del OPLE, María Elena Ruiz Visfocri, no vio por dónde le vino la pichada.

Comentarios

Notas Relacionadas