Caldero Político Coyuntura Política

 

Coyuntura política es la combinación de factores y circunstancias que, para la decisión de un asunto nodal, se presenta en una entidad o una nación; es decir, lo que está pasando en la actualidad de un país. Con ello, lejos del sarcasmo por la aprensión del ex alcalde del municipio de Iguala, Guerrero, José Luis Abarca y su esposa, denominada la pareja imperial, existen dos temas coyunturales dignos de analizar en el contexto político que está viviendo el país y la entidad federativa.

Los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación dictaminaron inconstitucional las cuatro consultas populares que propusieron los partidos políticos nacionales: Morena y PRD, en el tema de la reforma energética; Acción Nacional, en el incremento del salario mínimo nacional, y la del Revolucionario Institucional para eliminar o derogar en la norma el número de legisladores de representación proporcional, tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado de la República.

No sólo resulta un hecho lamentable dicha ejecutoria legal, sino que la sentencia generará consecuencias negativas para el desarrollo democrático de nuestro país. Si bien es cierto que a través del voto los mexicanos elegimos a quienes fungirán como nuestros representantes populares, y que nuestra soberanía se ejerce a través de los tres Poderes de la Unión, actualmente se observa un distanciamiento entre representantes populares y representados. Y la brecha crece en la medida que no existe claridad sobre la actuación de aquéllos a quienes eligió el pueblo. Y porque las decisiones que se toman en el Congreso de la Unión no están lo suficientemente respaldadas por la ciudadanía, lo que provoca descontento social y desconfianza política.

La consulta popular se previó como un mecanismo de control directo por parte de la ciudadanía, que a través de esta figura podría revertir decisiones o proponer acciones tanto ejecutivas como legislativas en asuntos de trascendencia nacional. La consulta popular también se estableció a escala constitucional, como parte de un derecho fundamental que tenemos los ciudadanos mexicanos a ser consultados, reconociendo que la soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo mexicano (la voluntad general de Juan Jacobo Rousseau), como lo establece el artículo 39 de nuestra Constitución.

Particularmente, en el caso de la consulta energética, lo que estaba en juego era precisamente el futuro del recurso más importante para los mexicanos: el petróleo. No estamos hablando sólo de una cuestión de ingresos para el Estado, sino del patrimonio de las y los mexicanos que, ahora, gracias a esta decisión, estará concentrado en algunos pocos. Más de dos millones de firmas no sólo fueron un requisito que se cubrió, sino que esas firmas representan las voces que no están de acuerdo con la reforma energética y que, en esta ocasión, no podrán manifestar su voluntad tal y como lo estipula la Constitución.

Del mismo modo, los más de tres millones de firmas para reducir el número de diputados y senadores electos por la vía de representación proporcional al Congreso de la Unión, fueron ignoradas por los ministros al declarar inconstitucional la petición. Y en esto la Corte se equivocó flagrantemente.

El otro asunto coyuntural es el exceso de reflectores que algunos medios de comunicación han puesto sobre la renuncia de Leoncio Morán a su militancia en el partido de la derecha. ¡No hay por qué asustarse ni asombrarse! Es una estrategia política bien orquestada por Leoncio Morán, en aras de llegar a ser candidato ciudadano de forma independiente a la gubernatura. Ya una asociación civil en Colima se ha pronunciado por abanderar su candidatura, buscando esa transformación social mediante un cambio en la titularidad del Poder Ejecutivo.

Ello es válido. Lo que resulta incongruente de la declaración de Locho al anunciar su salida tras haber militado más de 20 años en el partido conservador, es que remarque que lo hizo porque vio en su partido el poder faccioso de la partidocracia; decir que en el PAN se deja fuera el interés de la ciudadanía y se fortalece más el interés cupular.

¡Insisto!, no hay congruencia en el decir y el hacer, políticamente hablando, porque a Leoncio Morán se le olvidó decir que gracias a esa partidocracia cupular, lo designaron candidato a la alcaldía de Colima y pudo ocupar el cargo de edil capitalino. Y que también, gracias a esa partidocracia cupular, lo designaron candidato a la diputación federal uninominal por el distrito I en Colima, y ocupó la curul en la Cámara de Diputados, independientemente que en dicho cargo tuvo un affaire político con el también legislador del PT, Gerardo Fernández Noroña, a quien acusó de tener tratos extramaritales con su asistente, por lo que después Leoncio Morán tuvo que pedir públicamente disculpas.

Mi correo: jamhcom@gmail.com

Juan Ángel Magaña Hernández

Comentarios

Notas Relacionadas