0Gustavo-López-Solórzano

Painani

“Para educar a un niño hace falta la tribu entera”. Proverbio africano.

Invertir en educación representa sin duda una de las mejores ganancias no sólo para aquellos que reciben el beneficio, sino también para los inversionistas. Mucho se ha dicho sobre la necesidad de que los habitantes de una sociedad tengan a su alcance las herramientas necesarias para su desarrollo personal, profesional y poblacional. Indudablemente, el poder económico representa un obstáculo infranqueable cuando se carece de éste, hoy en día el avance del progreso requiere de la participación de varios factores y actores para su buen logro.

Con la participación del congreso, el ejecutivo federal logró en su momento la aprobación de 592 mil millones de pesos para ejercerlos en el 2014. En materia educativa representa el gasto más importante históricamente y por ende, una importante derrama en beneficio de la sociedad estudiosa de nuestro país. Sin embargo, aun cuando la inversión en México es similar a la de los países adheridos a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el gasto público por estudiante sigue siendo bajo en la enseñanza primaria y secundaria. (Información tomada de la red: http://www.quadratin.com.mx/educativas/Aun-falta-inversion-en-educacion-en-Mexico-OCDE/Agencia Quadratín). Lo anterior coloca a nuestro país, según la misma fuente, en el tercer peldaño con más ninis después de Turquía y Brasil, y cerca de Israel.

En contraparte favorable, Pedro Lenin García de León, estadista de la OCDE, señala que los logros en educación media y superior se han duplicado en las últimas cinco décadas. En nuestro estado, el gobierno se ha comprometido en generar una inversión productiva en diversos rubros, indudablemente la educación ha sido la más favorecida. Por citar tan sólo un ejemplo, cito el hecho de que la administración de Mario Anguiano Moreno, por conducto de la Secretaría de Educación, entregó recursos por tres millones 200 mil pesos del programa Escuela Segura a 166 escuelas de educación básica en la entidad. Con estos recursos se atenderán necesidades en materia de infraestructura para mejorar el ambiente de seguridad y transformar las situaciones de hostigamiento y enfrentamiento entre los alumnos por un ambiente más cordial y amigable.

Soy un convencido de que en materia de salud, educación y seguridad, no sólo se requiere de presupuesto porque este sería insuficiente para el logro adecuado de los objetivos. Es necesario voluntad, ingenio, creatividad y sobre todo, con verdadera vocación de servicio; importante que los involucrados en los procesos y los responsables de aplicarlos se muevan bajo una misma directriz y lo hagan con uniformidad de criterios en la búsqueda de un mismo fin, el beneficio integral de la sociedad.

Las acciones educativas en Colima, ratifican la visión y la vocación de un gobierno educador que gestiona e invierte recursos de manera permanente en la educación, ha señalado José Guillermo Rangel Lozano, titular del ramo. Dicho de otra manera, vamos por buen camino.

Gustavo López Solórzano

Comentarios

Notas Relacionadas