ESTACION SUFRAGIO: Las horas contadas

Francisco Ánzar anunció que a mediados de enero se conocerá el nombre del candidato del PRI a la gubernatura de Colima, mientras que fuentes extraoficiales revelaron que alrededor de la Navidad se darían a conocer los integrantes de la terna, que todo indica estará compuesta por el bueno o la buena y dos acompañantes, ante la previsible confusión que generaría en las filas priistas encontrarse con una lista reducida de aspirantes conformada por los precandidatos punteros.

Ayer comenzó a correr la versión de que el destape será a mediados de la próxima semana, contra lo que indica la tradición y una elemental cortesía política de esperar a que el gobernador Mario Anguiano rinda su quinto informe de labores. En ese sentido, el alumbramiento podría darse más bien hacia el fin de semana.

Eso quiere decir que los finalistas en la carrera por la nominación tricolor tienen unos pocos días para buscar la unción del Comité Ejecutivo Nacional, que será el responsable de operar la decisión que tome el presidente Enrique Peña Nieto, luego de escuchar las opiniones de quienes fueron consultados.

Los nuevos escenarios que se presentan y en los que no queda claro si estamos ante una restauración del presidencialismo, y en consecuencia del ‘dedazo’, o en los albores de un nuevo sistema político que en el PRI será evidente con la designación de los nueve candidatos que contenderán por una gubernatura en 2015, llevan a las huestes priistas a especular sobre quiénes tendrán, en la estructura nacional del Partido, derecho a voz (y acaso a voto) respecto a las nueve candidaturas en juego.

Sin embargo, como ya se ha dicho, en ese pequeño comité que opinará sobre los candidatos a gobernador en 2015, participan fundamentalmente el jefe del Estado, el presidente nacional del Revolucionario Institucional, los líderes de ambas cámaras en el Congreso, los dirigentes de los tres sectores del PRI y el mandatario saliente en aquellos estados donde gobierna un priista.

Era costumbre en el viejo PRI que se consultara al secretario de Gobernación, pues a él correspondía realmente preparar los expedientes de los aspirantes mejor posicionados. Y aunque también participaba en la investigación el secretario de la Defensa, por la vía de Inteligencia Militar, la nueva realidad hace obligado que no solamente opine el comandante del Ejército sino también el secretario de Marina, pues ha sido la Armada la principal fuerza pública involucrada en el combate al narcotráfico, así como el titular de la Segob como cabeza de la Policía Federal y el procurador general de la República, pues las nueve candidaturas deben estar blindadas contra posibles descalificaciones de la oposición por presuntos vínculos criminales.

Los finalistas corren contra reloj, pero los tiempos se le acomodaron al presidente municipal de Colima, Federico Rangel Lozano, quien hoy rinde su segundo informe de labores en un acto en el que seguramente mostrará el apoyo que tiene de los funcionarios del gobierno estatal y, de su jefe, el mandatario colimense. Dada la urgencia de cerrar filas, sería un mal mensaje que a este acto no asistiera el gobernador Anguiano.

El alcalde dará cuenta de un impresionante número de obras (entre ellas siete puentes, la apertura y modernización de incontables vialidades y programas de rescate de espacios públicos con acciones culturales y deportivas especialmente enfocadas a las zonas oriente y sur de la ciudad, además de las comunidades rurales) destinadas a elevar la calidad de vida de los capitalinos.

Por su parte, el subsecretario de Comunicaciones, José Ignacio Peralta Sánchez, tiene que acreditar que puede ser candidato gracias a los compromisos que tiene con sectores sociales en Colima, pues ya no necesita presumir sus contactos con el gabinete presidencial.

Ayer el gobernador estuvo en la SCT pero en otra subsecretaría, la de Infraestructura, para tratar asuntos relacionados con los proyectos carreteros que el gobierno federal ejecuta en Colima. El motivo declarado de la visita no excluye otro menos explícito: que el nombre del subsecretario Raúl Murrieta Cummings se menciona entre los posibles sustitutos del titular de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, en caso que el Secretario no logre sobreponerse al escándalo de la licitación del tren rápido México-Querétaro, la constructora de Grupo Higa y la “casa blanca”.

Dado el encono del gobierno estatal contra Peralta Sánchez y la determinación del centro por demostrar que en este país el que manda es el presidente de la República y no los 32 virreyes en que acabaron convertidos los gobernadores tras 12 años de panismo, hay quien apuesta porque el PRI nacional buscará un tercero en discordia frente al candidato del gabinete de Peña Nieto y el candidato del gobernador.

Es en esa hipótesis donde juegan sus últimas cartas la senadora Mely Romero Celis y el secretario general de Gobierno, Rogelio Rueda Sánchez, quien según trascendió viajó ayer a la Ciudad de México para entrevistarse con algunos de los notables que participarán en la decisión sobre la candidatura al gobierno de Colima, entre ellos obviamente el coordinador de la bancada del PRI en la Cámara de Diputados, Manlio Fabio Beltrones, quien era el líder de esa fracción parlamentaria en el Senado cuando Rogelio ocupaba un escaño por la primera minoría en Colima.

Adalberto Carvajal

Comentarios

Notas Relacionadas