Ramón Zurita Sahagún

Elecciones concurrentes

De Frente y de Perfil

Ramón Zurita Sahagún

Los comicios concurrentes parecen ser un buen método para terminar con los desfases de los procesos electorales en todo el país.

Hasta hace un lustro era común ver como todos los años se celebraban comicios de distintos tipos en diversos estados del país, los que, regularmente, eran desairados por los electores.

En algunas de esas entidades tenían procesos electorales un año sí y otro no, con lo que los ciudadanos desistían de cumplir con su deber cívico.

De esa forma, en un año se elegían diputados, en otro más alcaldes y cada seis años el nuevo gobernador, en distintos procesos comiciales.

Sin embargo, la idea de realizar comicios concurrentes con los federales es acertada, ya que de esa forma se economizan recursos humanos y económicos y se evita la contaminación electoral de la población.

Esa idea de los procesos electorales concurrentes ha sido bien aceptada en la mayor parte de los estados en los que se ha puesto en marcha.

Tres de esas entidades irán por vez primera en unos comicios federales a la elección de sus nuevos Ejecutivos estatales en junio próximo, luego de pasar por administraciones cuatrienales para emparejar los tiempos.

Baja California Sur, Guerrero y Michoacán, son de los primeros estados que se acoplan a la nueva fórmula de la concurrencia de sus comicios locales con los federales, aunque ya antes lo había hecho Yucatán, estado pionero en este tipo de estrategias.

No fue la primera ocasión que Yucatán recortó los gobiernos electos en las urnas, ya que, en el lejano 1993, el priista Federico Granja Ricalde fue electo por menos de dos años como gobernador de esa entidad, en un esfuerzo por empatar los comicios estatales con los federales.

La estrategia no dio resultado, por lo que Yucatán siguió en el desfase de los tiempos electorales y en 2007, la también priista Ivonne Ortega Pacheco recuperó para su partido el gobierno estatal, por lo que fue electa para un período de cinco años, ajustando de nueva cuenta la estatal con la federal, como ya sucedió en 2012.

Existían otros estados con procesos electorales el mismo año electoral que la federal, pero con semanas de diferencia entre uno y el otro, por lo que los electores en pocos días tenían que ir de nueva cuenta a las urnas.

Tabasco y Chiapas eran parte de eso, por lo que eran notables las diferencias de sufragios entre unos comicios y otros.

Chiapas se acopló a los comicios federales en el 2000 y Tabasco lo hizo hasta el 2012, dándose curiosamente en ambas entidades la alternancia de partidos gobernantes.

En este 2015 que se avecina, el experimento es para los tres estados mencionados (Baja California Sur, Guerrero y Michoacán), en dos de esos estados se produjo alternancia en los pasados comicios.

Baja California Sur era gobernada por el perredismo, partido que estuvo durante dos administraciones consecutivas, hasta que en la pasada elección ganó el panismo con un candidato (Marcos Covarrubias) que semanas antes era militante perredista.

Guerrero consiguió mantener al partido gobernante (PRD), aunque lo hizo con un candidato emanado del PRI (Ángel Heladio Aguirre Rivero), que días antes buscaba la candidatura del partido tricolor.

En Michoacán sucedió lo mismo que en Baja California Sur, produciéndose la alternancia, perdiendo el PRD uno de sus principales bastiones (dos administraciones consecutivas) que volvió a las manos del PRI, con un candidato (Fausto Vallejo Figueroa) que siempre mantuvo lealtad a ese partido.

Lo curioso de estos tres estados en que en dos de ellos, los gobernadores fueron removidos, por desastrosas administraciones, que fueron más allá de fallas garrafales y que alcanzaron a establecer sospechas de contubernio con el crimen organizado.

Ambos estados se encuentran acosados por el crimen organizado y una serie de grupos delincuenciales que apenas se están dando a conocer, por lo que la violencia se enseñoreó con resultados terribles.

En Guerrero son ampliamente conocidos los sucesos de Ayotzinapa, con la desaparición de 43 estudiantes normalistas, de los que solamente uno ha sido declarado formalmente muerto.

Pero antes de eso, se produjeron una serie de encuentros violentos entre las bandas que operan en la entidad y las fuerzas de seguridad estatales y federales, produciendo decenas de muertos.

Para colmo de males, el desapego del gobernador Aguirre Rivero fue notorio, por lo que fue obligado a solicitar licencia y ausentarse del cargo y hoy existen grupos que buscan se le procesó por diversos delitos.

Michoacán es otro caso similar, aunque hay varios aspectos que rebasan lo imaginable.

Son ampliamente conocidos los problemas de salud del hoy gobernador con licencia, Fausto Vallejo Figueroa, pero a eso se le añade que su propio hijo, Rodrigo Vallejo Mora, se encuentra detenido, al igual que el ex gobernador interino Jesús Reyna García, señalados de mantener vínculos con el principal jefe de un organismo criminal en el estado, Servando Gómez.

Esos dos estados conjuntamente con Baja California Sur, forman parte del paquete de nueve estados que irán en concurrencia a las urnas en la elección federal de junio próximo.

PEMEX

Resulta curioso que mientras el precio del petróleo continúa en picada, alarmando a los financieros y produciendo asombro entre quienes esperaban la recuperación del precio del barril del crudo, los altos mandos de la paraestatal prosiguen con su acelerado ritmo de gastos.

El pasado jueves, se realizó una cena de acercamiento entre los medios de comunicación y el director de Pemex, Emilio Lozoya Austin, con un derroche de recursos públicos.

Lozoya Austin estuvo poco menos de una hora, en el lujoso restaurante de Polanco, departiendo con los comunicadores, mientras se rifaban una serie de premios que fueron desde dos motocicletas, varias pantallas de TV y decenas de regalos más, sufragados con recursos públicos.

Qué importa que el precio del barril esté por debajo de los 60 dólares.

Email: ramonzurita44@hotmail.com

Email: zurita_sahagun@hotmail.com

Comentarios

Notas Relacionadas