Candidatos 2015

Mario Acevedo Manzano

Si algo tiene la política es la incertidumbre en que viven los políticos en los días previos a la designación de candidatos. En la historia política nacional y local son muchos los casos en los que, ya amarrada una candidatura, se desamarra de un día para otro y, se dice, que muchos precandidatos se quedan con la propaganda impresa y el mariachi contratado para festejar sus nominaciones; cierto o no, no podemos negar la verdad de lo dicho anteriormente. Toda la actividad política tiene un riesgo por los intereses políticos y hasta económicos que están en juego en las elecciones federales y locales, los riesgos pueden ser desde desastres naturales como huracanes y terremotos, escándalos de corrupción o bien, muerte violenta personal y colectivas que hagan variar los criterios en la designación de candidatos. Todo parece indicar que la masacre de estudiantes de Iguala y los desaparecidos de la Normal de Ayozinapa están cambiando las condiciones políticas del país, asignando costos a los partidos políticos.

Para empezar, es la izquierda mexicana representada en el PRD quien se lleva la mayor parte del costo político por ser este partido el postulante ante los electores del gobierno municipal asesino de estudiantes y el PRI comparte responsabilidad con el PRD de la tragedia, cuando el gobierno federal no es capaz de impartir justicia, aclarar los motivos de la masacre y encontrar vivos o muertos a los estudiantes desaparecidos; en cambio, los grupos radicales de izquierda como la CNTE y otros ultrarradicales seudorrevolucionarios se valen del dolor humano de los familiares de los desaparecidos para tratar de incendiar al país, provocar una revuelta nacional y, según ellos, hacer cambiar al gobierno. La pregunta es: ¿se vale abandonar la democracia a la mexicana por un gobierno marxista-leninista, maomista, troskista, stalinista o el comunismo cubano? Por cierto, todos los modelos de gobierno fundados en el comunismo fracasaron hace más de 30 años con la caída del muro de Berlín, ¿acaso los grupos radicales de izquierda quieren derribar al gobierno para constituir un nuevo país a su imagen y semejanza? Dios nos libre de tener en Los Pinos a semejantes gandallas.

Al igual que la masacre de estudiantes en Tlatelolco en 1968, lo de Iguala es un parteaguas y seguro tiene impacto en las próximas elecciones federales y estatales. Ahora ya conocemos el verdadero rostro del terror que causan los narcos, atrás quedó el glamur con que una parte de la sociedad veía a los traficantes cuando derrochaban dinero con mujeres bonitas, autos del año, caballos finos y residencias de lujo, o pintaban leyendas diciendo: “Prefiero cinco años de rey, a 50 de buey”. Ahora ya sabemos que los cinco años de felicidad de un narco sicario es en base al asesinato de jóvenes estudiantes y terror para que, como dicen ellos, el gobierno los deje trabajar en secuestros, asesinatos e imponer miedo a la población.

Ante esta situación de inestabilidad social y política, ¿cuáles deben ser los perfiles de los próximos candidatos de todos los partidos políticos en la próxima contienda electoral? Para empezar, deben ser electos de manera democrática al interior de cada partido, las designaciones desde la cúpula partidista se prestan a la venta de candidaturas y cambios de favores entre los candidatos triunfadores y las dirigencias partidistas, también, su honestidad debe ser comprobada y certificada por las autoridades y las instituciones del Estado mexicano encargadas de la seguridad nacional y cada partido debe hacer público los datos de patrimonio, declaración del pago de impuestos y antecedentes penales de los candidatos postulados.

La intervención de la delincuencia organizada en la vida política nacional es un hecho real que debe combatirse con toda la fuerza institucional y social del Estado mexicano, solapar por parte de la sociedad y a veces desde el gobierno a la delincuencia, como ocurre en los estados de Michoacán, Guerrero y Tamaulipas, nos hace aparecer como un Estado fallido incapaz de gobernar, y si Peña Nieto es incapaz de gobernar a los mexicanos por falta de autoridad moral por los escándalos de corrupción de la “casa blanca” y Malinalco, debe ser el Congreso federal el responsable de conducir al país con nuevas leyes que devuelvan la justicia y paz social.

P.D.

Después de su segundo informe de gobierno, Virgilio Mendoza Amezcua se perfila como probable candidato de las principales fuerzas políticas opositoras al PRI, su capacidad para lograr acuerdos al interior de su partido y con todas las fuerzas políticas estatales lo hacen ser el mejor candidato para acabar con más de 80 años de gobiernos priistas en el estado de Colima.

Comentarios

Notas Relacionadas