Desesperados

Tarea Política

José Luís Santana Ochoa

Así andan desde hace rato el candidato de la “clase ilustrada de Colima”, José Ignacio Peralta Sánchez, y sus estrategas de cabecera, porque ven la próxima contienda por la gubernatura del estado planeteada entre el alcalde priista capitalino Federico Rangel Lozano y el panista porteño Virgilio Mendoza Amezcua. Por eso han emprendido feroz cuan errática campaña en contra de ambos con el hasta ahora fallido propósito de descarrilarlos.

Los sistemáticos e interesados detractores del líder de punta a punta de la carrera tricolor por la gubernatura, tienen ya meses criticando las supuestas deficiencias en la administración de la ciudad. Magnifican fallas mínimas en la prestación de los servicios públicos municipales y nada les parece de lo que hace y logra en beneficio de miles de colimenses, pero nada dicen de la promesa incumplida que en su oportunidad hizo Peralta Sánchez de convertir a Colima en una ciudad de clase mundial; al contrario, utilizan al presidente de la fantasmagórica Fundación Colosio, un tal Juan José Rodríguez García, para, a ocho columnas en su periódico de campaña, destacar su cuestionada labor como alcalde de Colima.

La desesperación de los peraltistas se explica en buena parte por la estrepitosa caída en la opinión pública de los socios de la corruptaza constructora Higa, Enrique Peña y Luis Videgaray, padrinos políticos de quien, según Rodríguez García, tiene que ser el candidato del PRI a la gubernatura, pues ha visto “el trabajo arduo que ha desempeñado desde el cargo federal”, como repartir casa por casa televisores digitales a los colimenses más necesitados, por ejemplo. También los trae descontrolados la definición de los panistas a favor de Virgilio Mendoza Amezcua, quien se ha tomado en serio la misión de inaugurar la alternancia en la gubernatura de Colima el 1 de noviembre de 2015 y va por ella con todo, y todo es todo.

El descontrol de los peraltistas por saberse rezagados en la carrera tricolor por la nominación del candidato a gobernador del estado 2015-2021 es tal que los llevó a utilizar el foro del segundo informe de gobierno del presidente municipal de Colima, Federico Rangel Lozano, para golpearlo ante la concurrencia congregada el sábado anterior por la noche en la explanada de la Casa de la Cultura, y tener la cubertura respectiva de los medios de comunicación. No extrañó el rayado discurso del regidor Contreras que no logra superar la profunda frustración en que cayó tras la arrastrada que le infligió su pariente político en las elecciones del 2012, pero sí su torpeza supina al cerrar su intervención expresando su temor muy personal de que Federico Rangel Lozano se convierta en el próximo gobernador de Colima. Sin querer queriendo descobijó a los autores intelectuales del complot anti-rangelista.

Sin embargo, más burdo aún fue regidor propiedad de Pedro “El más otro priista de los panistas” Peralta Rivas, José Alberto Peregrina Valencia, que no logró su encomienda de contrapuntear a los alcaldes Federico Rangel Lozano y Virgilio Mendoza Amezcua, pues más tardó en soltar su perorata que los aludidos en comunicarse para evidenciar la fallida estrategia orquestada entre José Ignacio Peralta Sánchez y sus aliados otro panistas.

EL ACABO

El segundo informe de gobierno que el presidente municipal de Coquimatlán, Salvador Fuentes Pedroza, les rindió a sus paisanos la tarde del lunes anterior, fue interesante y fluido hasta el momento en que hizo de la voz el muy obsoleto representante del gobernador del estado, Mario Anguiano Moreno, su secretario de Desarrollo Social, Rigoberto Salazar Velasco. Lo mismo sucedió en Cuauhtémoc el domingo pasado en el de Indira Vizcaíno Silva, en donde se hizo representar por el impresentable Rafael Gutiérrez Villalobos.

Comentarios

Notas Relacionadas