La Navidad

Tribuna villalvarense

Cesar Alejandro Guerrero Ramírez

Estamos en vísperas que el mundo cristiano celebre la Nochebuena y entrando el día la Navidad, una de las épocas más bonitas y esperadas del año, este miércoles la gran mayoría de los hogares se llenan de felicidad por unas horas, arropados junto a sus seres queridos, los festejos van según la posición económica, pero eso es lo de menos, por esta ocasión no son indispensables los manjares en la mesa para pasar una velada agradable donde impera la magia del amor, alegría y buenos deseos entre los presentes, y claro, cierta nostalgia para los ausentes. Son menos las casas donde pasan un anochecer como cualquiera, los motivos, variados y de todo tipo, hay los “Grinchs” por puro placer, problemas entre parejas, y por qué no, en este México actual, la falta de recursos económicos siquiera para comprar un pollo por lo que optan por irse a la cama y solamente soñar con lo que pudo ser, esperando un futuro mejor. Amable lector, hoy como nunca, le sugiero, de verdad, valore lo que significan estas fechas, no sólo la pachanga o regalos, esto es secundario y en cualquier fecha se pueden ofrecer, dijera un slogan gubernamental ¡la familia es primero!, quien tenga la dicha de conservarla: a cuidarla y darle gracias al creador.

Tan significante fecha que la mayoría de los católicos festejan, hoy el tiempo es de diferente manera, habrá que decirlo, la esencia se ha trasformado, la globalidad paulatinamente desapareció tradiciones, hablamos de máximo tres décadas, puedo comentar, por ejemplo, en mi barrio la Vicente Guerrero del mero centro de la Villa, se hacían verdaderas peregrinaciones representadas con la Virgen María y José, vestidos, sin faltar el burro y peregrinos pidiendo posada, lamentablemente se ha perdido totalmente, años sin verlas, si acaso un puñado de niños con una cajita presentando el nacimiento y no pasan de cinco si bien va, pero pues esto no es culpa de los infantes, es realmente de los padres que no inculcaron esta costumbre, en descargo, repito, la modernidad llegó para quedarse como en todos lugares, empero pues se puede combinar sin dejar de lado el celebrar la vida, la fe y la renovación de la esperanza.

Para ampliar el tema me gustaría compartirles algunos datos encontrados en la red: La palabra “navidad” es una contracción de “natividad”, que significa natalicio. Esta fiesta hizo su aparición en la Iglesia Católica y de allí se extendió al protestantismo y al resto del mundo. El día de Navidad es el 25 de diciembre, cuando se conmemora el Nacimiento de Jesucristo en Belén según los evangelios de San Mateo y San Lucas. Después de la Pascua de Resurrección es la fiesta más importante del año eclesiástico. Como los evangelios no mencionan fechas, no es seguro que Jesús naciera ese día. De hecho, el día de Navidad no fue oficialmente reconocido hasta el año 345, cuando por influencia de San Juan Crisóstomo y San Gregorio Nacianzeno se proclamó el 25 de diciembre como fecha de la Natividad. De esta manera seguía la política de la Iglesia primitiva de absorber en lugar de reprimir los ritos paganos existentes, que desde los primeros tiempos habían celebrado el solsticio de invierno y la llegada de la primavera. La fiesta pagana más estrechamente asociada con la nueva Navidad era el Saturnal romano, el 19 de diciembre, en honor de Saturno, dios de la agricultura, que se celebraba durante siete días de bulliciosas diversiones y banquetes. Al mismo tiempo, se conmemoraba en el Norte de Europa una fiesta de invierno similar, conocida como Yule, en la que se quemaban grandes troncos adornados con ramas y cintas en honor de los dioses para conseguir que el Sol brillara con más fuerza.

 

NACIMIENTOS Y VILLANCICOS

Una vez incorporados estos elementos, la Iglesia añadió posteriormente en la Edad Media el nacimiento a sus costumbres. En esta época, los banquetes eran el punto culminante de las celebraciones. Todo esto tuvo un abrupto final en Gran Bretaña cuando, en 1552, los puritanos prohibieron la Navidad. Aunque la Navidad volvió a Inglaterra en 1660 con Carlos II, los rituales desaparecieron hasta la época victoriana.

 

ÁRBOL Y VILLANCICOS

La Navidad, tal como la conocemos hoy, es una creación del siglo XIX. El árbol de Navidad, originario de zonas germanas, se extendió por otras áreas de Europa y América. Los villancicos fueron recuperados y se compusieron muchos nuevos (la costumbre de cantar villancicos, aunque de antiguos orígenes, procede fundamentalmente del siglo XIX).

 

POSTALES

Las tarjetas navideñas fueron inventadas por sir Henry Cole, quien en el año 1843 encargó a un amigo pintor que le dibujara y pintara una escena navideña, que luego mandaría a reproducir en una imprenta, para después escribirle unos breves deseos de felicidad y firmarlas y enviarlas a los amigos y familiares.

 

SANTA CLAUS Y EL ESPÍRITU NAVIDEÑO

La familiar imagen de Santa Claus, con el trineo, los renos y las bolsas con juguetes, es una invención estadounidense de estos años, aunque la leyenda de Papá Noel sea antigua y compleja, y proceda en parte de San Nicolás y una jovial figura medieval, el espíritu de Navidad. En Rusia lleva tradicionalmente un cochinillo rosa bajo el brazo.

 

FLOR DE NOCHEBUENA

Los estados de Guerrero y Oaxaca son la cuna de esta bella flor que México ha entregado al mundo. Para los aztecas, era símbolo de la “nueva vida” alcanzada por los guerreros muertos en batalla o la sangre derramada en los sacrificios al sol. Los frailes misioneros le dieron el nombre de ‘Nochebuena’, pues la flor alcanza su máximo esplendor en invierno, y la integraron a las fiestas de Navidad. Desde el siglo XIX, la flor de Nochebuena formó parte del ornato de los templos europeos en las fiestas navideñas y se sabe que la Basílica de San Pedro en el Vaticano fue adornada con Cuetlaxóchitl la noche del 24 de diciembre de 1899, provocando la admiración de todos los visitantes por su belleza.

 

PAVO

Según las crónicas, el pavo de Nochebuena tuvo su origen en México en el siglo XVI. Los aztecas se lo hicieron probar a Hernán Cortés, a quien le agradó y lo llevó a España.

 

LA BRUJA

En algunos países existe la leyenda de la bruja Befana, que barría su casa con su escoba, cuando pasaron los Reyes Magos hacia Belén y la invitaron a ir con ellos. La bruja no los acompañó, y se siente arrepentida. Por eso, la Befana sale cada año a repartir regalos, en busca del Niño Dios, como señal de arrepentimiento. Cuentan que esta leyenda se originó en Italia. Y se regalan también brujitas con escobas para las Fiestas. La costumbre de poner los zapatos la víspera de la noche de Reyes se inició en Holanda. En algunos países los niños colocan medias en lugar de zapatos.

 

CARBONILLA

Es el encargado de dar “carbón” en vez de regalos a los niños que se portaron mal durante el año. Para algunos es acompañante de los Reyes Magos y para otros de Santa Claus.

 

DATOS ADICIONALES

La primera vez que se celebró el nacimiento de Jesús un 25 de diciembre fue en el año 354… Muchos eruditos del nuevo testamento creen que Jesús no nació el 25 de diciembre. La explicación de la cuestión es que en diciembre los inviernos de la región de Israel son muy severos y podrían haber evitado el desplazamiento de María y José al establo donde nació Jesús… Los historiadores afirman que lo más probable es que Jesús naciera entre marzo y agosto; así que el día 25 de diciembre se habría establecido como Navidad sin ninguna evidencia histórica del nacimiento de Jesús… Todo indica que San Francisco de Asís, en el siglo XII, fue uno de los primeros que quiso preparar una escena de la Natividad, según la descripción bíblica de la Natividad: una cueva, un pesebre y figuras talladas de José, María y el niño. Posteriormente se le ha añadido la escena de los tres Reyes Magos obsequiándole al bebé los regalos acostumbrados en esa época. La iglesia de Santa María en Roma habría sido la primera en tener un pesebre, costumbre que se ha propagado a otras iglesias y más recientemente a las casas de todo el mundo cristiano… La piñata tradicional simboliza a Satanás, cuya vistosa apariencia engaña y atrae al pecado, y los siete picos representan los siete pecados capitales (soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia y pereza). En su interior se encuentran los placeres con los que se tienta al hombre; éste debe luchar contra el mal con una fe ciega, por eso se le vendan los ojos a quien intenta romper la piñata. Finalmente, golpear y romper la piñata equivale a renunciar a las tentaciones del mal, la que trae como consecuencia cosas buenas simbolizadas por los dulces y la fruta, que salen del interior.

 

TORO DE ONCE

A propósito, hoy es el día en que celebramos la ya tradicional e infaltable posada de los “Ramírez”, una familia -les comento- que tiene sus orígenes en el matrimonio de J. Inés Ramírez Cruz El Pato y Ma. Jesús Cruz Anguiano, de los cuales, sólo por mencionarles, entre unos y otros, formamos una gran familia de 90 descendientes directos, contabilizando un total de más de 130 miembros. En esta ocasión le corresponde la organización a mi tío Jesús El Niño conforme la descendencia, quien seguro como es su personalidad estará de 10. Bienvenida toda la patiza.

 

FELIZ NAVIDAD

A todos los lectores del decano de la prensa escrita en el estado, o sea, Ecos de la Costa, les deseo las mejores de las navidades en compañía de los suyos. En lo particular de corazón, a mi esposa Alejandra y mis hijas Alejandrita y Carolina.

 

cesarguerrero1@hotmail.com

Comentarios

Notas Relacionadas