Colima en alerta por aumento de la actividad volcánica

Infoecos/Colima

El secretario general de Gobierno, Arnoldo Ochoa González, descartó que la actividad que mantiene el Volcán de Colima en los últimos días y horas “no es crítica, pero sí obliga a mantenerse alerta” ante alguna posible contingencia.

Anunció que en el curso de este día se podría realizar un sobrevuelo en helicóptero de la Secretaría de Marina Armada de México para conocer la situación que guarda el cono volcánico, el cual, al parecer, ya se fracturo.

Y es que el Volcán de Colima registra incandescencia y emisión de gases y hasta la noche del pasado jueves y este viernes en la madrugada mostraba incandescencia y desgasificación.

La actividad que registra el volcán de Colima desde el pasado 26 de septiembre obligó a la Unidad Estatal de Protección Civil de Colima a restringir el acceso en un radio de 10 kilómetros desde el cráter por la Barranca de Montegrande y se mantiene en cinco kilómetros en el resto de la montaña.

Aunque esta actividad se considera como normal dentro de los parámetros de comportamiento del volcán, la medida preventiva se ha tomado en virtud de que en julio de 2015 quedó demostrado que el coloso puede pasar a una fase eruptiva intensa en pocas horas.

Ante este panorama se ha reforzado la labor de información en las comunidades de La Becerrera, en el municipio de Comala, y en Quesería, en el municipio de Cuauhtémoc; además, se prevé caída de ceniza en distintos puntos de la entidad, por lo que se recomienda cubrirse la nariz, mantener cerradas puertas y ventanas y mantener cubiertos los depósitos de agua.

Hasta el momento no se ha emitido ningún reporte sobre la actividad del volcán de Colima. Luis Felipe Puente, coordinador nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación, compartió a través de su cuenta de Twitter: “Se registra incandescencia y emisión continua de gases y vapor de agua en el #VolcánDeColima. Vía @webcamsdemexico”.

Ochoa González dio a conocer que los sistemas estatales de Protección Civil de Colima y Jalisco mantienen una estrecha coordinación, junto con el Comité Asesor Científico, para que cualquier situación que sea necesaria “pasar de un semáforo preventivo a otro” en las comunidades que pudieran verse afectadas por una posible contingencia que provoque el volcán.

Ratificó que el pasado jueves, el Sistema Estatal de Protección Civil se informó a los habitantes de la zona de riesgo sobre la intensa actividad que guarda el Volcán y se les conminó a estar preparados “ante cualquier contingencia. Así son los protocolos de protección civil”.

Rechazó que en estos momentos “no hay necesidad de evacuar las comunidades y rancherías de la zona aledaña al volcán”, pero advirtió que de registrarse alguna situación de cambio en la actividad volcánica se procedería en consecuencia.

Descartó que por esa inusitada actividad volcánica exista una emergencia, pero advirtió que “debemos estar alertas”.

En tanto, la Unidad Estatal de Protección Civil informó que derivado del monitoreo permanente que se tiene del Volcán de Colima, desde el 26 de septiembre pasado se detectaron cambios en el número y tipo de eventos sísmicos registrados, manteniéndose un incremento en los eventos asociados a movimiento de flujo y fracturamiento de roca, evidenciando el ascenso de magma y gases.

Se informó que ese mismo día, se observó incandescencia en la cima del volcán.

Al día siguiente, 27 de septiembre, se observaron derrumbes pequeños desde la cima por el flanco sur, esto asociado con el crecimiento de un nuevo domo de lava alojado al interior del cráter, el cual en las últimas 14 horas ha presentado una aceleración en su crecimiento, manifestado por el desbordamiento de un flujo de lava por el sector sur, con un estimado de cien metros de longitud.

Cabe mencionar que, aunque este proceso de crecimiento de domo asociado a flujo de lava es similar a lo experimentado en los últimos 50 años, en el pasado reciente el volcán ha mostrado que su actividad puede evolucionar rápidamente a escenarios de mayor peligrosidad, como ocurrió en julio del año pasado.

Con base en la actividad registrada en los últimos días, se amplía la zona de exclusión a toda actividad a 10 kilómetros en la Barranca de Montegrande, manteniéndose de cinco kilómetros en el resto de la zona.

Informó que persiste la probabilidad de que se registre caída de ceniza en el Estado, por lo cual advirtió que ante ello se recomienda cubrir nariz y boca, cerrar puertas y ventanas, tapar depósitos de agua, barrer la ceniza y depositarla en una bolsa.

Aquellas personas que tengan problemas respiratorios eviten salir de su vivienda, eviten conducir, de ser necesario, hágalo con las luces encendidas.

Comentarios

Notas Relacionadas