Escaparate Político

SEGUNDA DE DOS PARTES

UNA EDUCACIÓN DE CALIDAD. En la sala de Juntas de Rectoría, 13 alumnos de las Facultades de Ingeniería Electromecánica, de Mecánica y Eléctrica, así como de Ciencias Químicas de la UdeC, recibieron becas de la Fundación “Roberto Rocca Education Program de los periodos enero-junio y julio-diciembre de 2016, por un total de 378 mil pesos. En su mensaje, el rector de la casa de estudios, José Eduardo Hernández Nava, dijo que ofrecer una educación de calidad, sostenible y con equidad “es una tarea que como universidad pública estatal buscamos afrontar con diferentes estrategias de coordinación y cooperación”. Al agradecer a la empresa Ternium, por el apoyo que da a la Universidad de Colima en beneficio directo de los jóvenes, el rector destacó que estos estímulos solo se otorgan a los alumnos que han mostrado una capacidad sobresaliente en sus estudios, lo que ratifica “la calidad con que se forman los jóvenes en nuestras aulas”. Es muy alentador este programa de becas empresarial que se viene a sumar al programa institucional de becas de la casa de estudios y a los proyectos del Gobierno federal y del Gobierno del Estado en materia de becas, en apoyo a la excelencia académica que ha caracterizado al quehacer cotidiano de la máxima casa de estudios colimense, la gran casa grande en la que se han forjado muchas generaciones de colimenses. Enhorabuena. UN NUEVO PACTO SOCIAL. En ocasión del reciente centenario de la Constitución de 1917, y ante los desafíos que México enfrenta como pueblo y como nación, ante la amenaza procedente del vecino del norte, con políticas agresivas fincadas en la xenofobia y el odio, y que se traducen en la construcción de un muro y en la deportación de millones de mexicanos, se hace necesario repensar el proyecto de nación e impulsar un nuevo pacto social que corrija las severas desigualdades sociales que lastran el futuro de la juventud y frenan el desarrollo armónico del país. Ante la magnitud de la desigualdad, la pobreza extrema, la concentración del ingreso en pocas manos, el desafío de la delincuencia organizada y las amenazas externas, requerimos un nuevo pacto social, someter a escrutinio y debate la Carta Magna, impulsar una especie de reconstitucionalización del país como lo proponen pensadores como el doctor en derecho y catedrático de la UNAM, Pedro Salazar Ugarte, quien lo sugiere ante la necesidad creciente de dotar de nuevas bases de legitimidad al sistema político e impulsar una nueva agenda en donde las prioridades sociales de la gente estén en el centro de las políticas públicas, fortaleciendo el peso de los parlamentos, tanto en los estados, como a nivel federal, para impulsar un nuevo proyecto nacional desde las regiones, como en su momento lo propuso Luis Donaldo Colosio. UN NUEVO FEDERALISMO. Se requiere, también impulsar un nuevo federalismo fiscal, en los hechos y no en la retórica, para corregir las severas asimetrías en materia de gasto público. El actual esquema de coordinación fiscal, vigente desde 1974, se ha agotado. No es funcional que de cada peso, 80 centavos sean para la federación y 20 centavos para los estados y los municipios. Esta asimetría es el centro de la desigualdad y debe corregirse de inmediato y transitar a un esquema de 70 y 30 %, o bien 60 y 40 %. De persistir el actual esquema hacendario, en los hechos se tiene un atroz centralismo fiscal, en tanto que el federalismo es letra muerta, útil solo para la retórica y los discursos de ocasión. A nadie escapa, que ante el reto de la pobreza extrema y los serios problemas que tienen los gobiernos estatales y municipales para dar respuesta a las crecientes demandas sociales, son temas sobre los que vale la pena meditar y que nuestros senadores y diputados colimenses deben evaluar y proponer en los recintos legislativos. Es la hora del cambio y de construir un nuevo pacto social y un nuevo federalismo. EL CINISMO. Llamó mucho la atención que ante la bancarrota financiera en que dejó al estado y ante el cúmulo de denuncias penales y los saqueos al erario, documentados y denunciados ante las autoridades federales y estatales, por el Osafig, el Congreso del Estado y la Auditoría Superior de la Federación, todavía el exgobernador Mario Anguiano, sin tantita pena, sin pena y sin vergüenza, como bien lo dijo un diario local, todavía se pavonea en su caballo en las cabalgatas de las fiestas de La Villa, como si nada hubiera pasado. Más que un reto a las autoridades, como lo afirman sus escribanos y apologistas a sueldo, es un acto puro de cinismo. TRABAJO POR MIGRANTES. Excelente el estado de ánimo de los colimenses radicados en los Estados Unidos, tras el diálogo con el gobernador Ignacio Peralta, en Los Ángeles, California, en donde se definieron una serie de compromisos para trabajar en materia migratoria y asesoría legal para los migrantes colimenses, junto con el Consulado General de México y la Embajada en ese país. El Gobernador se reunió, para tal efecto, con Carlos García de Alba, cónsul general de México, además de encuentros y conversaciones que sostuvo con la comunidad colimense que radica en el vecino país del norte.

Comentarios

Notas Relacionadas