Robo de identidad y datos personales

Por: Indira Isabel García Pérez*

Debido a que constituyen información, los datos personales son susceptibles de convertirse en una posesión valiosa, lo cual implica la posibilidad de abusos por parte de entes externos al titular de esa información personal.

Actualmente en la era de las sociedades de la información y el conocimiento, la prueba de oro consiste en la delimitación del alcance informativo en correlación directa a la tutela jurídica del estado de derecho tal como lo conocemos, en su configuración de acción, espacio y tiempo en miras a un dato sine qua non en la era actual: los datos de las personas. Es por eso que es necesario precisar algunas de las características particulares que presentan los datos personales para diferenciar su tratamiento de otras categorías jurídicas a saber: a) Los datos personales son información; b) la información pierde su valor si ésta no es veraz, es decir, si es falsa u obsoleta; y c) la falta de información veraz incrementa los costos de transacción en la economía. Por lo tanto se puede inferir que: 1) Los datos personales por sí mismos o cruzados algunos de ellos generan información clave; 2) la información tiene poder y valor; 3) ese valor está relacionado con la veracidad de la información y 4) la economía en su conjunto requiere información constante, veraz y al menor costo (Bello, 2004: 246).

El tratamiento automatizado que se hace de los datos personales conlleva al uso de tecnologías que en muchas ocasiones no están reguladas y permiten el uso de esa información con múltiples propósitos; entre ellos existe la posibilidad de asumir indebidamente la identidad de otra persona, lo cual constituye un “robo de identidad” (Puente, 2016). De esta manera, uno de los retos fundamentales que ha pugnado el ahora Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales (INAI) es incentivar en nuestro país, de una forma asequible, además del derecho de acceso a la información pública, la comprensión por parte de la ciudadanía sobre el uso (tratamiento) de sus datos personales y resguardo ante terceros a nivel nacional. Porque una vez sentadas ya las bases normativas: trátese de la reciente promulgación de la Ley General de Protección de Datos Personales en Posesión de Sujetos Obligados (LGPDPSO), que como su nombre lo dice, con observancia directa para cualquier ente público de los tres órdenes de gobierno y en el ámbito del Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial, así como también de la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares (LFPDPPP) con observancia para cualquier persona física o moral, es primordial por tanto, otorgar las herramientas a la ciudadanía.

Según la Encuesta Nacional de Transparencia, Acceso y Protección de Datos Personales (ENAID, 2016), más del 50 % de la población mayor de 18 años en México conoce la ley que garantiza su derecho de acceso a la información; sin embargo, se deben promover las herramientas e instrumentos para ejercer ese derecho, al igual que el derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición (ARCO) sobre el uso de datos de carácter personal. Para ello es necesario contar con una ley eficaz, preventiva y sancionadora; un órgano garante que esté facultado para su respectiva aplicación y regulación nacional, tanto en el sector público como en el privado, y una colaboración exhaustiva con los órganos garantes de las entidades federativas. Finalmente, debe haber espacios que favorezcan que la ciudadanía conozca sus derechos, los ejerzan en su vida cotidiana y haga uso consciente de su información personal.

 

Bibliografía

  1. Bello Martínez, Gustavo A. (2004). “Principios generales a considerar en la elaboración de una ley de protección de datos personales”, en Transparentar al Estado: la experiencia mexicana de acceso a la información. México: UNAM.
  2. INEGI (2016). Encuesta Nacional de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales, ENAID. México: INEGI-INAI.
  3. Puente de la Mora, Ximena. (2016). “El robo de identidad y la protección de datos personales en México”, en Revista Uruguaya de Protección de Datos Personales, núm. 1. Montevideo: Unidad Reguladora y de Control de Datos Personales.

*Comisionada de Infocol

Comentarios

Notas Relacionadas