Barrica de roble: ¿Humanismo?

El proceso del renacimiento a lo largo de su duración, cambió radicalmente su enfoque y finalidad: durante los siglos XVI, XVII y XVIII fue un movimiento de contemplación artística y cognoscitiva de los misterios de la naturaleza, donde se concebía al hombre como un ser paralelo a la vida natural que convivía con la naturaleza en un sistema orgánico.

Pero posteriormente, con la mecanización de la vida cotidiana lograda gracias a los esfuerzos de científicos y artistas que encabezaron la búsqueda de las fuentes de las formas perfectas del arte y el saber en la naturaleza, ideando así sistemas técnicos que sirvieron como antecedentes de la industrialización, dando paso a la gran revolución global que cambiaría la manera de producir y distribuir la riqueza.

En pocas palabras, gracias a la mecanización de la cotidianidad es que se abre una brecha abismal entre los humanos, separándolos de la naturaleza y de las demás personas. Esclavizando al hombre a los medios de producción y, por consecuencia, a los que poseen dichos medios.

La creación de una cultura artificial no solo es decadente desde el sentido artístico, sino incluso podría ser el origen de la desigualdad que existe hoy día y que es agenda en todos los países y organizaciones internacionales, pero que por más esfuerzos que se le dediquen a este rubro, mientras no cambiemos de raíz el sistema tecnócrata, resultará paliativo todo lo discutido y emprendido.

Comentarios

Notas Relacionadas