Reduce la hipertensión con sal de apio

La sal de apio es una gran opción para quienes quieran reducir su ingesta de sal diaria. Este producto natural y sin conservadores se puede emplear en cualquier platillo que estemos preparando, desde sopa, guisos, carnes, marinadas e incluso, en bebidas como el Bloody Mary.

Esta hortaliza es empleada, desde hace cientos de años en Asia y Europa, como medicina natural. Es utilizado para disminuir la hipertensión, esto se debe a una sustancia que contiene llamada 3-n-butilftalido (encargada de darle su olor característico).

El Dr. William J. Elliot, farmacóloga de la universidad de Chicago confirma que esta sustancia es la encargada de relajar a los músculos que sostienen a los vasos sanguíneos y disminuye la concentración de sangre en éstos.

Investigadores del Centro de Investigaciones Hematológicas de Hunan, China, afirman que el apio también dilata los vasos sanguíneos gracias otra sustancia que tiene, la apigenina.

Por estas razones te recomendamos incrementar la ingesta de apio, ya sea en sopas, crudo o en forma de sal.

Para preparar la sal de apio, solo necesitas una raíz de apio entera con todo y hojas.

Corta la raíz en pedazos pequeños, las hojas déjalas enteras. Coloca todo sobre una charola para horno, cubierta con papel encerado o tapete de silicón. Hornea a 130°C por cuatro horas para desecarlo. Retira del horno, enfría por completo y pulveriza todo hasta tener un polvito fino. Utiliza la sal de apio como sustito de sal y disminuye la posibilidad de padecer hipertensión.

Comentarios

Notas Relacionadas