Interés Público

MÁS BENEFICIOS QUE COSTOS

Una de las grandes fortalezas del gobernador Ignacio Peralta es la sólida relación con el Gobierno de la República, lo cual le ha permitido gestionar recursos necesarios para solventar adeudos y compromisos que le heredó la administración de Mario Anguiano, quien, por cierto, no hay que olvidar, tiene denuncias penales por el desvío millonario de recursos públicos.

Ignacio Peralta ha implementado un riguroso plan de austeridad que le ha permitido generar ahorros. Desde los primeros meses de su administración, vendió el avión del Gobierno del Estado en poco más de 41 millones de pesos, recursos que se utilizaron para la construcción de infraestructura deportiva, así como de una clínica oftalmológica.

La medida fue acertada porque el avión del Gobierno del Estado generaba un oneroso gasto de mantenimiento y renta del hangar en el aeropuerto, que era de aproximadamente un millón 80 mil pesos mensuales, lo que equivale al año a 12 millones 960 mil pesos, gasto que aumenta millones de pesos más si se tiene en cuenta el costo que implican los viajes.

En ese sentido, de no haberse vendido el avión oficial, durante estos 16 meses de la administración se hubieran erogado mínimo 19 millones 700 mil pesos, y a esa cantidad se le sumarían los más de 20 millones 520 mil pesos del mantenimiento y la renta del hangar en el aeropuerto por esos 16 meses. Hablamos, pues, de un gasto superior a los 40 millones de pesos que la administración de Ignacio Peralta hubiera erogado.

Al vender la aeronave y adoptar los vuelos comerciales o taxis aéreos, el gobernador ha generado un ahorro de 5 millones 500 mil pesos. Esta austeridad contrasta con el actuar dispendioso de otros mandatarios estatales, quienes incluso tienen flotillas de aviones, helicópteros, además de que algunos rentan aeronaves privadas de manera permanente.

Estos son algunos de los lujos que tienen la mayoría de los gobernadores del país, siendo el mandatario estatal de Colima uno de los más austeros al realizar la mayoría de sus viajes de trabajo mediante vuelos comerciales.

Por ejemplo, en el caso de los estados vecinos, el gobernador perredista de Michoacán, Silvano Aureoles, en 2016 gastó 85 millones de pesos tan solo en el arrendamiento de tres helicópteros para su traslado; esto a pesar de que ya dispone de cinco aeronaves propiedad del Gobierno de Michoacán, según información de Grupo Reforma.

En Jalisco, de acuerdo a diversos reportes periodísticos, el gobernador priísta Aristóteles Sandoval, en cuatro años lleva miles de viajes, que tan solo en viáticos suman 120 millones de pesos, en promedio 30 millones por año, esto sin contar el gasto del mantenimiento de la flotilla aérea del gobierno jalisciense.

En cuanto a los mandatarios de entidades similares en tamaño o población a Colima, el gobernador de Tlaxcala, Marco Mena –con menos de un año en la gubernatura– ya realizó un viaje internacional a China, y su antecesor, Mariano González Zarur, fue criticado porque tan solo en mantenimiento de helicópteros gastaba 16 millones de pesos al año por los dos con los que cuenta la entidad.

El gobernador panista de Aguascalientes, Martín Orozco Sandoval, informó al inicio de 2017 que su antecesor Carlos Lozano de la Torre gastaba 18 millones de pesos anuales en el arrendamiento de un avión privado. El despilfarro se mantiene como un común denominador: el gobernador panista de Baja California, Francisco Vega de la Madrid, dispone de dos aviones para sus viajes (un King Air para ocho pasajeros y un turbo Commander, 1981, para siete pasajeros). Además del gasto millonario que anualmente representa la flotilla de avionetas de dicha entidad, ha contratado una empresa para realizar vuelos privados, con un costo de 15 millones 660 mil pesos en 2016.

En Hidalgo, el gobernador priísta Omar Fayad gasta 24 millones de pesos al año por el mantenimiento de sus aeronaves. El caso más extremo de la historia moderna, el del exgobernador de Quintana Roo, Roberto Borge, quien gastó en su sexenio casi mil millones de pesos en vuelos privados, mediante la renta de dos aeronaves y un helicóptero para su servicio personal.

En el caso de Colima, cuando era gobernador, Mario Anguiano realizó dos viajes a Corea del Sur, durante el 2011 y el 2014, cuyos gastos nunca fueron transparentados. Además de que también viajó a China, donde llevó a gran parte de su gabinete. Los resultados o efectos positivos de esos viajes nunca se vieron, por lo que todo indica que Mario y su gavilla se fueron a dar la vuelta.

El hecho de que el gobernador haya realizado 145 vuelos en el país, principalmente la Ciudad de México, tiene su importancia capital en los recursos y apoyos que Ignacio Peralta ha conseguido de la Federación. Mientras esos viajes traigan resultados y beneficios a los colimenses, el gobernador debe continuar sus gestiones ante las dependencias federales.

Es iluso y ridículo pensar que por vía telefónica se puedan gestionar esa clase de apoyos. Las gestiones se deben hacer cara a cara y de manera personal con los titulares de las secretarías a nivel federal. Si en un viaje que cuesta cien mil pesos consigue recursos que superan los 20 millones de pesos, pues adelante. Al final, lo que cuenta realmente son las inversiones, obras y apoyos que el gobernador pueda gestionar a favor de los colimenses.

TRASFONDO DEL CONFLICTO MAGISTERIAL 

Pareciera que más que un conflicto educativo, el plantón que se realiza en la Secretaría de Educación (SE) tiene un trasfondo político-partidista: la lucha es entre un sector de la cúpula sindical del magisterio por recuperar el control de una de las dependencias más importantes del Gobierno del Estado.

La disyuntiva está entre ceder a los intereses particulares de un grupo fáctico dentro del magisterio o mantener una política educativa que se constriñe al marco de la ley y que aspira a consolidar una educación de calidad en beneficio de la niñez colimense.

En los hechos, las dirigencias de las secciones 6 y 39 del SNTE no defendieron los derechos de los trabajadores del magisterio, quienes responsablemente continúan en las aulas de las escuelas, su lugar por antonomasia. ¿Dónde estaba la dignidad del magisterio en el 2014 y el 2015, cuando se generaron estos adeudos que superan los cien millones de pesos y que, según los líderes de esta cúpula sindical, es uno de los motivos principales de esta protesta?

Los docentes que día a día están en las escuelas, trabajando a favor de la niñez colimense, no están convencidos de la legitimidad de este movimiento sindical, que ahora se ha radicalizado y afecta el derecho al trabajo de cientos de empleados de confianza, así como estudiantes y docentes que acuden a esa dependencia a realizar trámites educativos.

No están convencidos porque, al parecer, la dignidad del magisterio, los derechos de los docentes, solo son válidos cuando son tiempos electorales, cuando al parecer los dirigentes sindicales del magisterio buscan el siguiente cargo; en ese tiempo, ahora sí, se acuerdan de la dignidad de sus agremiados y de sus derechos. Porque es precisamente en este tiempo cuando los defienden.

Incluso cuando eran autoridad y la Secretaría de Educación estaba bajo el control de los líderes sindicales, en particular de la sección 39, no se respetaban los derechos del magisterio colimense, pues fue en ese momento cuando más se violaron las leyes y se afectó a los trabajadores de la educación con estos adeudos millonarios.

De manera incongruente, ahora que este gobierno no ha generado adeudos –porque los pagos se realizan conforme a la ley–, la cúpula sindical de las secciones 6 y 39 se levanta y protesta como no lo hizo nunca en el 2014 y el 2015, afectando a la población estudiantil y a los propios docentes.

Uno de los servicios más importantes –si no es que el primero– es el educativo. Por mandato constitucional la educación ya debe ser de calidad. Y la reforma educativa consigna que solo los mejores docentes deben estar frente al aula. Por los antecedentes y las acciones que emprenden, pareciera que la cúpula sindical del magisterio no le interesa eso, de hecho va contra sus intereses.

Por eso la simulación siempre figuró en sus exámenes de oposición, donde los docentes que obtenían los primeros lugares eran desplazados por los favoritos (hijos, novias, novios, sobrinos, familiares, etcétera) de la cúpula sindical del magisterio, aunque éstos nunca fueran idóneos. A raíz de eso, cuando la Secretaría de Educación era controlada por las secciones 6 y 39, el Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y el Gasto Operativo identificó 3 mil 500 movimientos irregulares de plazas.

Durante el tiempo que la dependencia educativa era controlada por la cúpula sindical, se registraron 215 ingresos con nombramiento definitivo ilegales, pues no participaron en la evaluación de ingreso al servicio profesional docente; 171 docentes que ingresaron antes de la ley y continuaban con nombramiento provisional; y 271 docentes idóneos que ingresaron con todas las de la ley, pero a quienes no les dieron su nombramiento definitivo.

Pero como esos docentes no forman parte de la cúpula sindical, a ellos no se les defienden sus derechos, sino que al contrario, se los violan. Y ahora que se regularizaron la totalidad de docentes que ingresaron antes de la reforma educativa, así como los evaluados conforme a la ley –más de mil docentes se les dio nombramiento definitivo–, se clausuran las instalaciones de la Secretaría de Educación.

Hasta ahora que se realizan eventos públicos, con presencia de notario y que se transmiten por redes sociales, para asignar las plazas en un estricto orden de prelación, la cúpula sindical clausura la Secretaría de Educación.

Desde que asumió el Gobierno del Estado, Ignacio Peralta ha hecho un esfuerzo ingente por regularizar y sanear las finanzas públicas. Su trabajo no se ha limitado a administrar, sino a transformar la función del gobierno. Un claro ejemplo de este trabajo de mejoramiento se ve en fortalecimiento del aspecto financiero y en el sector educativo.

Con hechos y resultados –la entrega de becas, uniformes gratuitos, el pago puntual a docentes para no generar adeudos, la contratación de docentes de inglés, la entrega de títulos rezagados del Isenco–, el gobernador demuestra que el tema educativo es prioridad dentro de su administración. Por eso Colima se encuentra entre las dos entidades que mejor han implementado la reforma educativa, la más importante del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Sin embargo, un tema es el educativo, relacionado con mejorar los índices de aprovechamiento y aprendizaje y otro, muy diferente, antagónico, es la defensa de los privilegios que perpetúan prácticas anacrónicas y que van en contra de la implementación de la reforma educativa. Ya no se puede permitir que la Secretaría de Educación sea usada como una caja chica para las campañas electorales o una plataforma para proyectarse a un cargo de elección popular.

No es casualidad, en ese sentido, que la dependencia educativa, durante el gobierno de Mario Anguiano, generara un déficit financiero de más de mil 500 millones de pesos, producto de una lógica dispendiosa de la administración educativa. La educación está para servir al pueblo, no para que se sirvan de ella con objetivos electorales o para satisfacer intereses fácticos.

Ayer hubo una coincidencia de puntos entre los líderes del magisterio y el gobernador: no se va afectar el sistema educativo, donde más de 120 mil estudiantes transitan su proceso formativo. Ignacio Peralta fue firme en que la ley se va a respetar y la política educativa se mantendrá para el beneficio de los colimenses.

INTENSIFICAN ACCIONES A FAVOR DE DAMNIFICADOS 

El secretario general de Gobierno, Arnoldo Ochoa González, dio a conocer, en coordinación con los tres órdenes de Gobierno, instituciones, universidades, iniciativa privada, Iglesia Católica, así como la sociedad civil, las acciones para apoyar y beneficiar a los damnificados de los estados de Oaxaca y Chiapas, quienes fueron seriamente afectados por el terremoto que sacudió a esta zona del país.

A nombre del gobernador, Ochoa González expuso que el Gobierno del Estado encabeza una campaña de acopio de víveres, enseres y donativos en efectivo, para que los colimenses puedan apoyar a los damnificados de los estados de Oaxaca y Chiapas, principalmente, ya que fueron los que sufrieron las peores afectaciones.

Los centros de acopio de víveres ya se encuentran funcionando desde el martes en los 10 municipios y estarán recibiendo los donativos hasta este domingo 17 de septiembre. A esta noble causa se han sumado (además del DIF Estatal, los DIF municipales, Cruz Roja, Protección Civil, instituciones educativas, instituciones eclesiásticas, delegaciones federales, municipios) la iniciativa privada para hacer una labor al margen de cualquier situación.

La coordinación también se tiene con el DIF Nacional, el DIF de Oaxaca, el DIF de Chiapas, Protección Civil Nacional, Cruz Roja Nacional, entre otros. Las autoridades están solicitando productos a la ciudadanía para que puedan conformar tres apoyos básicos, un kit alimentario, un kit de bebé y un kit de limpieza.

Los productos que conforman el kit alimentario son para una familia de cinco personas para que puedan alimentarse durante una semana; de ahí la importancia de que quienes hagan sus donaciones sea de acuerdo a la lista solicitada para que puedan armar estos paquetes alimentarios y cumplan con ese fin.

Durante los primeros cinco días de esta campaña, se destinarán al trabajo de acopio en los diferentes lugares, dos días para la distribución y acomodo de los kits, y se tiene contemplado que el miércoles de la próxima semana ya esté saliendo la ayuda a los estados de Oaxaca y Chiapas.

Entre los víveres que se pueden donar se encuentran: atún en lata abre fácil o en bolsa de 85 a 155 gramos, sardina en lata abre fácil de 300 gramos, frijoles en bolsa de 500 gramos o 1 kilo, arroz en bolsa de 500 gramos o 1 kilo, lentejas en bolsa de 500 gramos o 1 kilo, sopa de pasta en bolsa de 200 a 500 gramos y chiles en lata abre fácil de 380 gramos.

Así como: consomé de pollo en polvo de 370 gramos o cubos de 140 gramos, verduras en lata abre fácil o tetra pack de 380 gramos, sal en bolsa o bote de 200 gramos a 1 kilo, mayonesa de 380 gramos, aceite para cocinar de 1 litro, café soluble de 80 a cien gramos, azúcar de 1 kilo, mermelada de 500 gramos, chocolate en polvo o tableta, galletas saladas y dulces en paquetes de cien a 200 gramos, así como artículos para el higiene personal y la limpieza del hogar.

Comentarios

Notas Relacionadas