Al doctor René Raúl Drucker Colín, por enseñarnos a apreciar el valor de la ciencia

El doctor René Raúl Drucker Colín fue el único hijo del matrimonio formado por un cardiólogo y un ama de casa. Nació en la Ciudad de México el 15 de mayo de 1937 y falleció el 17 de septiembre del presente a la edad de 80 años. Psicólogo egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México, especialista en Fisiología y Neurobiología, destacado científico e investigador, colaborador de diversos periódicos y revistas.

Perteneció a una familia de clase media y aunque su padre era cardiólogo, no contaban con muchos recursos. Afortunadamente al doctor René Drucker nunca le faltó alimento y techo, gracias a que su papá era un médico muy querido, y como ocurre muchas veces en México, quizás el sueldo del jefe de familia no era el más elevado, pero no faltaba quien les regalara tamales y gallinas, o alguien que le bajara la renta a cambio de sus servicios.

Durante sus años de estudiante en la UNAM tuvo como mentor a Raúl Hernández-Peón, quien le prometió que arreglaría todo para que continuara sus estudios en la UCLA, pero un fatal accidente acabó con la vida de Hernández-Peón, y entonces, el joven René Drucker tuvo que cambiar de planes y hacer su maestría en la Universidad de Saskatchewan, en Canadá. Por esos años, Drucker Colín se involucró en marchas juveniles que repudiaban la guerra de Vietnam y debido a eso le negaron la visa para permanecer en aquella nación. Al término de su doctorado regresó a México donde, a pesar de tener un currículum decente, no le quedó de otra que aceptar ser profesor por horas y trabajar en una empresa farmacéutica, pero el sueldo no ajustaba ni para la renta.

Como no le satisfizo esa situación, compitió y ganó una beca de una fundación gringa, entonces logró irse a la UCLA con recursos suficientes para desarrollar una investigación, y le fue de maravilla porque hasta le ofrecieron trabajo en el gabacho. Gracias a su éxito en Estados Unidos, la UNAM lo llamó y le ofreció una plaza como investigador titular A y desde 1974 los logros en la carrera de René Drucker Colín se multiplicaron.

A lo largo de cuatro décadas de trayectoria como investigador en la UNAM dirigió medio centenar de tesis de licenciatura, maestría y doctorado, publicó más de 400 artículos de divulgación. Obtuvo distinciones como la beca Guggenheim en 1980, el Premio Nacional de Ciencias y Artes de 1987, el Premio UNAM por investigación científica en 1988, el Doctorado Honoris Causa por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla en 2006, el Premio Nacional de Periodismo en investigación y divulgación de la ciencia 2008 y el Premio Kalinga de divulgación científica otorgado por la UNESCO en 2011, por mencionar algunos.

Su presencia cobró notoriedad mediática gracias a que fue uno de los pioneros en realizar estudios sobre la neurobiología del sueño, analizando las moléculas que se relacionan con la actividad cerebral y cómo impactan en los procesos del sueño, además de los exitosos resultados de sus investigaciones sobre el trasplante de médula suprarrenal en pacientes con mal de parkinson, por lo que participó en múltiples publicaciones científicas del extranjero. René Drucker Colín tuvo la facilidad para explicar infinidad de temas complejos a todo tipo de público. Gracias a ello logró que muchos mexicanos apreciáramos el valor de la ciencia, además fue crítico en cuanto al bajo presupuesto que los gobiernos otorgan a la investigación en México, y debido a su incansable labor como divulgador de la ciencia, logró que temas considerados duros formaran parte de las redacciones de muchos periódicos y de la programación televisiva en nuestro país. ¡Descanse en paz, Dr. René Drucker Colín!

 

Comentarios

Notas Relacionadas