Encuentro con el desparpajo en el nuevo libro de Alberto Llanes

 

Infoecos/Colima

Con Alberto Llanes, acompañado por Nora Patricia Camacho, representante de la Secretaría de Cultura de Colima, se presentó el libro De entre sueños y perversiones, en el Foro Cultural Mexiac el viernes pasado, es uno de los proyectos ganadores resultado del pasado concurso de Arte y Creación para los artistas de la entidad.

La nueva creación del narrador Alberto Llanes se integra por los cuentos: “Kumite”, “La monumental”, “Sólo es”, “Una leyenda que no”, “Rosita, dulce Rosita”, “Centro Comercial”, “Surimi (sic) de fresa” y “El juego del calentamiento”.

La portada y la cuarta de forros es creación de Manuel Bonós, diseñador gráfico e ilustrador de expresiones y síntesis visual.

 

LIBRO DEL DESMADRE INTENCIONADO

Ante escritores, lectores, estudiantes de literatura, amigos y familiares del autor, escucharon al primer presentador, el poeta Ihovan Pineda, quien afirmó: “El libro, por supuesto es un desmadre, un desmadre con sentido, con intención, un desmadre intencionado, porque desde que conocí a Llanes, allá en el siglo pasado en el año de Cristo, me dije a mi mismo: ‘este muchacho es un desmadre, y como es un desmadre, de seguro va a ser algo’, porque los cabrones como éste, y en una facultad de letras como aquella, era seguro que así fuera, que iba a ser algo, que iba a escribir algo, y a la fecha ya no sé cuántos libros, libritos, cuentos y artículos ha escrito este joven adulto o más bien adulto joven…”.

Compañero de andanzas y compadre del narrador, comentó: “Quiero resaltar que los personajes de los cuentos son todos unos losers, es decir, son cabrones fracasados, quizá porque en el fracaso está la tragedia, y en las tragedias está la historia, el drama y el reflejo de lo que somos, y de la burla que hacemos de lo ajeno. Porque si todo fuera éxito, no habría nada por contar, salvo si leemos esos pinches libros de superación personal”.

 

LEER A LLANES ES COMO ESCUCHARLO

Integrante de la generación del grupo de egresados de la Facultad de Letras y Comunicación, y amigo y compañero de Llanes, Oscar Chapula pintó con palabras precisas la personalidad del creador de expresiones literarias.

“… Leer a Alberto Llanes es como escucharlo charlar durante una tarde veraniega; en mi imaginación, estamos sentados mientras él se refresca con una bebida fría, que bien podría ser ese líquido vital y fermentado llamado cerveza Gallo”.

Alberto Llanes mira a los asistentes, sonríe, se emociona y escucha atento la disertación de Oscar: “Escucharlo es también prepararse para los constantes cambios de tema, un vaivén que oscila desde el último partido de la NFL hasta los motivos secretos de Corea del Norte para atacar a Japón, la publicaciones más recientes, las series en boga o las tendencias en las redes sociales y los sismos recientes. De entre sueños y perversiones los va a entretener, los va a divertir, les pondrá la carne de gallina y los excitará”, sentenció el presentador.

Comentarios

Notas Relacionadas