Congreso del Estado

Perspectiva: Cómo les gusta perder el tiempo

Los sesudos diputados locales que integran la Quincuagésima Octava Legislatura del estado de Colima están convocando a instituciones de educación superior y de investigación para que propongan a nueve ciudadanos para que integren la Comisión de Selección que nombrará al Comité del Sistema Anticorrupción, o sea, un comité nombrará a otro comité. No están tomando en cuenta a las asociaciones civiles, que también opinan.

Sin embargo, los comités anticorrupción escogidos por el estado vienen siendo quimeras, porque sirven a quien los nombró. Son como aquellos sueños campesinos que un día esperaron hasta el cansancio la ayuda gubernamental, y nunca llegó. Otro escenario sería, si pudieran actuar como lo hacen, Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, o en su caso como Animal Político, éstos tienen su área de investigación, simplemente son otra cosa.

En Colima, y en el resto del país, sus códigos de carácter penal establecen claramente los delitos que pueden cometer los funcionarios, pues el artículo 236 establece que los servidores públicos que frente a los particulares y en razón de sus funciones cometan o encubran cualquier acto ilegal aún cuando no sea delictivo, cometen el delito de abuso de autoridad.

Así mismo los servidores públicos que en provecho propio o ajeno dispongan ilícitamente de dinero, valores, fincas o cualquier otro bien que hubiese recibido con razón de su función, comete el delito de peculado, conforme lo dispone el artículo 237 del código antes mencionado.

Por otra parte, el servidor público que administre recursos públicos y omita destinarlos al fin para el que estaban previstos de conformidad con las leyes, comete el delito de desvío de recursos del erario del estado atento a lo dispuesto 237 BIS del código en comento.

Comete el delito de cohecho el servidor público que, directa o indirectamente, solicite o reciba indebidamente, para sí o para otro, dinero o cualquier otra dádiva o acepte promesa, para hacer o dejar de hacer algo relacionado con sus funciones, tal como lo establece el numeral 238 del código en comento.

Comete el delito de enriquecimiento ilícito el servidor público que utilice su puesto, cargo o comisión para incrementar su patrimonio sin comprobar su legítima procedencia, en los términos del artículo 239 del Código Penal del Estado de Colima.

Como verán ustedes, amables lectores, tenemos una amplia gama de delitos que son castigados por la ley de la materia, por lo que no se necesitan comités anticorrupción. Esos salen sobrando, toda vez que lo único que falta, no solo en Colima, sino en todo el país: voluntad política para aplicar la ley a todos aquellos que la infrinjan. No la hay. Es el México de no pasa nada.

Los ciudadanos estamos hasta la coronilla de que se nos señale como los más corruptos, mote que les viene bien a los políticos, pero no a una sociedad que rema contra corriente para enderezar las cosas. El Ministerio Público debe actuar cuando el Osafig haga las denuncias correspondientes, sin más burocratismo para aplicar la ley, solo el necesario para valorar los medios de prueba. En el caso de Mario Anguiano, va para dos años y no se deslindan responsabilidades. Dan la impresión que no quieren actuar. Culpable o no, debe decirse.

 

RETAZO

De varios asuntos, pues resulta que el presidente municipal de Colima, señor Héctor Insúa García, está trabajando, limpiando la ciudad, trae una cuadrilla de trabajadores que barren las calles y hacen lo que por obligación debemos hacer los ciudadanos que vivimos de la avenida De Los Maestros hacia la 20 de Noviembre, pues solamente así se ve una ciudad limpia. No obstante que se le critica por algunas actuaciones, eso no es obstáculo para que llegado el momento trate de reelegirse por otros tres años, dependerá de su partido, y ante la sociedad, no creo que tenga problema. Es de los alcaldes que, para la gran mayoría, ha hecho bien su trabajo. Sin embargo, como dice el dicho popular, no ha sido monedita de oro, pero de que trabaja, trabaja… Es todo por hoy.

Comentarios

Notas Relacionadas