Baúles: Vivir para servir (se)

Hasta ahora no comprendo la conducta del ser humano que recibe la oportunidad de servir, sobre todo desde el ámbito ejecutivo, que entraña la parafernalia de gobierno federal, estatal y municipal.

Se entiende que los problemas y las exigencias de los ciudadanos son demasiados, de modo que no alcanzan recursos humanos y financieros para cumplir; pero se nota cuando hay buena actitud, voluntad.

El problema es cuando solo llegan para servirse, que es en la mayoría de los casos.

¿Quién no recuerda al gobierno de Mario Anguiano, sumamente desgastado, por lo que usted quiera y mande, que no pocas veces mostró la cara del hartazgo, dando la impresión de que el oriundo de Tinajas ya no quería queso, sino salir de la ratonera.

De ahí la pregunta de rigor, en el presente: ¿para eso quería ser gobernador Ignacio Peralta? ¿Para llegar a servirse? Si observamos con objetividad, el saldo de esta administración, a dos años, corresponde con la ausencia de compromiso y vocación para servir y resolver problemas. No es incapacidad, como se nos quiere hacer creer; no es que la silla le haya quedado grande al huésped de la calzada Galván; es, en esencia, el rostro de un proyecto que llegó al poder en la entidad con el único objetivo de seguirle rascando a la herida social.

No hay rubro del gobierno de Ignacio Peralta que merezca la pena reconocerle saldo positivo alguno; existen pinceladas de voluntarismo, algunas que no han pasado a mayores. Pero de resultados, como tales, seguramente los colimenses tienen la última palabra.

Si es la seguridad, la autoridad estatal se atiene a lo que hacen o dejan de hacer los grupos del crimen organizado, para presumir que en tal o cual mes disminuyeron los homicidios, o guardar silencio medroso cuando éstos se incrementan al siguiente mes; si es el tema de los empleos, ahí está el sector productivo, que diga si la inseguridad ha espantado las inversiones; si es el tema de la obra de infraestructura, crece en cada proyecto el sospechosismo del tráfico de influencias y compadrazgos, que redundará en obra con pésima calidad; si es el sector de la Salud, pese al esfuerzo y dedicación de los profesionales del área, la administración y conducción de las instituciones del ramo no dejan de ser cuestionadas, sobre todo por el presunto mal manejo de los recursos financieros; y, finalmente, para dejarla hasta aquí, si es el ámbito educativo, ¿qué sigue, después del plantón del gremio magisterial?

La renuncia de algunos liderazgos formales del PRI, en Manzanillo, Colima y Villa de Álvarez, y del Comité Directivo Estatal, es un espejo sencillito de otro sexenio perdido que apenas lleva dos años.

A este ritmo, que no extrañe el retorno de quienes se acaban de ir, aquellos que señalan con dedo flamígero al proyecto de Nacho con el mote de “el otro PRI”.

DEL BAÚL DE LOS RECUERDOS

CORRECIÓN. En mi colaboración anterior, al referirme al registro de candidatas y candidatos sin partido, cuyo plazo venció el pasado fin de semana, omití decir que los 86 registros comprenden no solo la aspiración presidencial, sino la de senadurías y diputaciones federales, por ser éste del ámbito del INE.

SI FRACASA EL FRENTE CIUDADANO POR MÉXICO… Si fracasa el Frente Ciudadano por México, no será por falta de voluntad de ciudadanos y militantes de a pie de PAN, PRD y MC, sino porque a los liderazgos formales les está ganando la ambición de candidaturas, sobre el espíritu de servicio que debiera ser el motivo central de este proyecto. Por lo demás, poco a poco se va prefigurando un 2018 parecido al proceso reciente del Estado de México, donde PAN y PRD pasaron a tercer y cuarto lugar, el PRI se salió con la suya y el tabasqueño engallado anunció que ganaba solito. Espero equivocarme.

CIEN AÑOS. Este mes se cumplieron cien años del movimiento violento del pueblo ruso, considerado una utopía, cuyo objetivo fue el de crear un mundo donde la igualdad viera por todas y todos. Dicho sueño marxista-leninista, con sus claroscuros, tuvo una vigencia de 1917 al cierre de los 80’s.

Comentarios

Notas Relacionadas