Sociedad Líquida: La pachanga de las candidaturas independientes

Según el Instituto Nacional Electoral (INE), hasta el sábado a la medianoche, se recibieron 86 manifestaciones de candidaturas ciudadanas independientes, de las cuales solo 40 aspirantes cumplieron con todas las disposiciones legales, ocho personas no cumplieron con los lineamientos y, los 38 restantes debieron subsanar sus inconsistencias en las 48 horas siguientes.

Labor sencilla no tendrán estos as(sus)pirantes, ya que la ley les exige reunir en 120 días al menos 866 mil 593 firmas de la lista nominal, en al menos 17 estados. En cada estado el número de firmas debe sumar por lo menos el 1% del total en la lista nominal de electores de la entidad. Esto implica 7 mil 222 firmas diarias, 301 por hora y cinco por minuto. Hipotéticamente, si los 78 ciudadanos lograran reunir todas las cifras requeridas, estaríamos hablando de 67.6 millones de mexicanos firmantes en un padrón de 85.9 millones (INE, 2017), lo que implica cerca del 80% del mismo. Por ser cortes, diremos que es poco probable que todos lo logren.

Adicionalmente, para esta elección, el INE sustituyó el método tradicional de recabar firmas en papel por una aplicación móvil. Este método se utilizará solo para los candidatos a presidente, diputado y senador. La aplicación mostrará el nombre del candidato del que se dará el apoyo, enseguida se deberá tomar una foto por ambos lados de la credencial de elector. La aplicación capturará de forma automática el nombre y clave de elector del firmante. Se tiene la opción, para mayor seguridad, de tomarse una foto en ese momento como medida extra de validación. Finalmente, se deberá firmar en la pantalla del dispositivo móvil, en una operación total que no dura más de dos minutos.

Ante estas cifras y este procedimiento, resulta una labor titánica ser candidato independiente en este país. Puede debatirse si ello está bien o mal, pero si no hubiese este filtro ¿se imagina, amable lector, financiar a casi 80 candidatos independientes a la Presidencia, además de los de los partidos políticos y coaliciones? De esta pléyade de ciudadanos, unos menos serios que otros, su servidor solo ve cuatro con posibilidades reales de estar en la boleta presidencial: Margarita Zavala, Jaime Rodríguez El Bronco, Armando Ríos Piter El Jaguar y, quizás, Pedro Ferris de Con. Dadas las estructuras políticas y su experiencia partidista, le veo amplias posibilidades a los tres primeros, mientras que Ferris de Con deberá colgarse de su fama por su trayectoria periodística y establecer una gran logística para lograr las firmas necesarias.

Algunos posmodernistas de redes sociales han estado “impulsando” el caso de Ma. de Jesús Patricio, alias Marychuy, quien resulta atractiva por cumplir con dos requisitos altamente afines a esta corriente, ser mujer e indígena. Si a ello le aderezamos un discurso de izquierda y el respaldo “antisistémico” de lo que queda del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), se convierte una aspirante empática para estos grupos. Sin embargo, la misma Ma. de Jesús Patricio ha manifestado que solo busca ser vocera y desinvisibilizar la discriminación hacía los indígenas y hacía la mujer. Esto último es loable y me parece válido, al final la democracia debe ser un vehículo que también sirva para esto, pero de ahí a pensar seriamente en una posibilidad de ser presidente del país, se antoja muy difícil, máxime cuando tu discurso carece de propuestas en los demás ámbitos sociales y económicos. ¿El resto de los aspirantes? Simplemente una vacilada, quizás lograr que aparezca su nombre en la prensa y algo más para el currículum vitae. Bienvenidos a la pachanga llamada candidatura independiente a la Presidencia.

Mi twitter @enricrux

Mi blog https://cognozblog.wordpress.com

Comentarios

Notas Relacionadas