Contrapeso: Los rumores de Nacho

Ya hace algunas semanas que circulaba el rumor de la posible renuncia del gobernador de Colima, José Ignacio Peralta Sánchez, para sumarse a los últimos meses de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, en un área estratégica, y por lo tanto, Arnoldo Ochoa González, ocuparía –una vez más– la máxima magistratura del estado.

Sin embargo, esta versión cobró mayor fuerza en los últimos días, cuando se dijo que al ser uno de los gobernadores peor evaluados del país, el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI consideraba la remoción de Peralta Sánchez, junto con otros mandatarios, como una estrategia –desesperada quizá– para buscar aminorar la avalancha de malos resultados con la que llegan al inicio del proceso electoral federal.

Esta no es la primera vez que chismes de esta naturaleza corren en la entidad, se rumoró que Carlos de la Madrid Virgen (1991-1997) dejaría también la gubernatura, y en un contexto distinto, se mencionó también que Fernando Moreno Peña (1997-2003) renunciaría como gobernador para desempeñar un encargo de la administración federal.

En esas ocasiones, todo quedó en habladurías, y seguramente en el caso de Nacho Peralta también sucederá así. Sin embargo, lo que debería de analizar el actual gobernador, es el clima que lo rodea y que genera los rumores, es preocupante, no porque sea cierto, sino por el ambiente que le da sustento.

¿Cómo lucirá José Ignacio Peralta para que la renuncia sea una opción que se antoja probable en la opinión pública?, ¿qué nivel de desgaste ha alcanzado, apenas en dos años de su administración, para que se crea que una buena salida es huir a un Gobierno federal decadente?

Y aunado a lo anterior, esta semana sucedieron las renuncias de Mayrén Polanco Gaytán, como directora del DIF Estatal, y de Francisco Pérez Medina, al frente del Instituto Colimense para la Discapacidad (Incodis). Aunque la lectura simple es que ambos se desmarcan del Gobierno del Estado para construir sus candidaturas a una diputación local, Mayrén por el Distrito 8, y Francisco por el Distrito 1, posiblemente hay aspectos que no han sido evaluados.

Polanco Gaytán venía arrastrando graves problemas laborales, además de que –se comenta– posiblemente alguna de sus acciones molestó a Peralta Sánchez, un gobernador bastante exigente con los funcionarios que considera como ‘su gente’. Así sucedió con Jorge Javier Pérez Jiménez, en la Ciapacov, uno de los hombres más cercanos al mandatario estatal.

Por su parte, la salida de Pérez Medina no es siquiera indicio de que podría obtener una candidatura, pues su partido se la ha negado sistemáticamente desde hace ya varios procesos electorales. Se antoja más bien, que Nacho Peralta había postergado por otras razones este cambio inevitable.

 

PUNTO Y APARTE

El pasado fin de semana se realizaron dos celebraciones de cumpleaños de políticos colimenses. Por una parte, el alcalde Colima, Héctor Insúa García, decidió mostrar músculo con una gran fiesta, donde se realizó una convocatoria sin utilizar estrictos criterios de selectividad. Mientras que el exgobernador Elías Zamora Verduzco realizó una reunión pequeña con algunos de los más connotados políticos priistas. Hasta en el nivel de festejo se nota quién aspira a un poder mayor, y quién solo goza del poder que ya tuvo.

 

*Comentarios al correo electrónico rolandonotas@gmail.com / Twitter: @rolandonotas / www.rolandonotas.wordpress.com.

Comentarios

Notas Relacionadas