Relatora de la ONU alerta sobre desaparición de niños indígenas

Cárteles de droga y otros grupos criminales en México están reclutando forzosamente a niños y jóvenes indígenas, “muchos” de los cuales desaparecen, denunció el viernes una relatora especial de las Naciones Unidas.

Tras una gira de 10 días por México, la relatora especial de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, Victoria Tauli-Corpuz, se declaró “particularmente preocupada” por la situación de los indígenas menores de edad.

“En zonas afectadas por el crimen organizado y la producción y tráfico de drogas, la única elección que les queda a los jóvenes es unirse a estos grupos o ser torturados, desaparecidos o asesinados”, alertó.

“Recibí quejas vinculadas al reclutamiento” obligatorio de esos sectores, dijo la filipina al presentar en conferencia de prensa un informe preliminar que, una vez concluido, llevará al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en 2018.

Tauli-Corpuz visitó los estados de Chihuahua (norte), Guerrero y Chiapas (sureste), para reunirse con representantes de 23 etnias de 18 regiones del país latinoamericano.

En Tlapa, Guerrero, se reunió con mujeres indígenas que le insistieron en reportar que “sus hijos están siendo reclutados por el crimen organizado, y esto ha llevado a que muchos niños desaparezcan”, enfatizó, pero sin dar cifras específicas sobre el problema.

En diciembre de 2006, el gobierno lanzó un polémico operativo militar antidrogas que propició una ola de violencia en medio de la cual se han registrado unas 190 mil muertes, además de que se han multiplicado las desapariciones, unas 32 mil en total, según cifras oficiales.

El espectro de las denuncias sobre violaciones contra los grupos autóctonos es amplio. “Incluyen alegaciones de masacres, asesinatos, desapariciones forzadas, violaciones, torturas y desplazamientos forzados que se han atribuido al crimen organizado, paramilitares, oficiales y militares, a menudo en el contexto de proyectos de desarrollo que afectan a sus tierras y recursos”, enumeró Tauli-Corpuz.

El desplazamiento forzado es otra de sus más “serias” preocupaciones, provocadas también por la presencia del “crimen organizado, caciques y otros grupos armados”, y en algunos casos por “conflictos relacionados con la tierra, y como resultado de impactos directos e indirectos de megaproyectos”, dijo.

Existe “un gran número de desplazamientos” que “se han prolongado” y los esfuerzos para garantizar el retorno de esas familias “han sido insuficientes”, sostuvo tras reunirse con indígenas rarámuris de Chihuahua, yaquis de Sonora (noroeste), entre otros.

En México, 7.3 millones de personas son indígenas, 6.5 % del total de la población, según una encuesta oficial de 2015.

Comentarios

Notas Relacionadas