Sociedad Líquida: Tiempo de definiciones

Nos acercamos al cierre de este año 2017, y con ello a las definiciones de las candidaturas para la elección más importante que tendremos el próximo año, la elección presidencial. De facto ya se conocen los nombres que llevarán algunas candidaturas en la boleta y que, inclusive, llevan 17 años de campaña, como es el caso de Andrés Manuel López Obrador. En esta ocasión, es cuando mayor certeza se tiene de que el tabasqueño competirá por tercera vez en una elección presidencial, ya que ahora tiene un partido propio, creado ex profeso para catapultar su candidatura, sin obstáculo alguno, además de ser una suerte de negocio familiar que le permite insertar a sus hijos en carteras dentro de Morena. Paradójicamente, seguir viviendo del sistema, ese al que tanto crítica y califica como “mafia del poder”.

Por otro lado, un alicaído PRD ha aceptado ir en alianza (aunque insistan en los medios que es más allá de eso) con el PAN y, de pilón, con Movimiento Ciudadano. De esta manera, nace el mal llamado Frente Ciudadano por México, mismo que de “ciudadano” solo tiene el nombre, ya que en realidad es una nueva alianza partidista que da muestra clara de lo que significa buscar el poder por el poder.

Este PRD que se encuentra inmerso en la que podría ser su más profunda crisis política de su historia. Partido político que se ha visto envuelto en una desbandada de militantes que han apoyado públicamente a López Obrador, mismos que han tenido el cinismo de declarar que apoyar a un candidato distinto a su partido no es traición, y que justifican su huida señalando que su dirigencia se ha equivocado al unirse a la derecha. Los militantes que se quedan, justifican la alianza con el PAN indicando que el “agua y el aceite” se pueden mezclar cuando es por el bien del país. Esto demuestra, como ya lo he escrito antes, que las ideologías ya no existen ni se respetan. Esos políticos y opinólogos que hacen apologías de un asesino como Ernesto El Che Guevara, y repiten frases como “hasta la victoria siempre”, ahora buscan la manera de justificar la osadía de la izquierda de unirse a su contrario ideológico, por el afán de detentar poder.

En cuanto al PAN, el enemigo duerme en casa. Ricardo Anaya ha convertido al otrora partido más democrático de nuestro país, en un proyecto personal en búsqueda de la candidatura presidencial. ¿Alguien duda que Anaya será el candidato del Frente pseudo ciudadano? Su obstinación le ha costado dividir el partido, así como la salida de importantes activos, como Margarita Zavala, y con ella, militantes de gran peso específico dentro de Acción Nacional. No dudo que Ricardo Anaya pudo haber sido un muy buen candidato, su preparación académica y dominio de escena no está en duda, sin embargo, sus últimas acciones lo han puesto al nivel del mismísimo López Obrador. La negativa de implementar un método democrático de elección de candidatos que se acerque a la ciudadanía, justo lo que tanto pregonan, lo aleja de ser un verdadero Frente Ciudadano. El secuestro del Congreso en semanas anteriores bajo pretexto de no permitir al “fiscal carnal, amagando con ello el no permitir el dictamen del presupuesto; así como sus constantes enfrentamientos con la prensa, lo han convertido en un López Obrador versión joven y preparado, pero igual o peor de dictatorial.

Por su parte, el PRI parece volver a la designación del delfín vía el presidente, práctica conocida como “dedazo”. Sin embargo, aunque los momios apuntan que un no priísta como José Antonio Meade sea el más probable candidato, no hay que descartar a gente como Aurelio Nuño, José Narro o Miguel Ángel Osorio; lo que, paradójicamente, da la sensación de ser el partido con mayor competencia interna, aunque la designación parece que si caerá directamente en el ejecutivo.

Finalmente, en cuanto a la posibilidad de alguna candidatura ciudadana (prefiero este término al de “independiente”) parece que será más complicado de lo que se creía que alguno de los participantes aparezca en la boleta. A estas alturas, quizás solo alcance a aparecer Jaime Rodríguez El Bronco y, tal vez, Margarita Zavala.

Preparémonos pues, para llenarnos de spots publicitarios, espectaculares, guerra sucia, peleas en redes sociales, etc. Pero, por quien sea que vaya a votar amable lector, por favor analice y razone su voto con base propuestas, no otros aspectos.

Mi twitter @enricrux

Mi blog https://cognozblog.wordpress.com

Comentarios

Notas Relacionadas