Chiquipao, la estrella del desfile

 

Infoecos/Colima

La gran estrella en el desfile del 20 de noviembre fue Carmen Paola Chávez, la nadadora paralímpica y Premio Estatal lució orgullosa sus seis medallas de oro obtenidas en este 2017, acaparó los reflectores y atrajo las miradas del público que reconoció su calidad y le aplaudió a su paso por la calzada Pedro Galván y avenida 20 de Noviembre.

Chiquipao no solo venció a sus rivales en la piscina, también se opuso a viajar cómodamente en una camioneta, como corresponde a su investidura, para hacer el recorrido caminando, así se lo dijo a Mario Carrillo, responsable de Premios y Estímulos del Incode: “quiero irme a pie, para que la gente me reconozca y vea mis medallas”.

Hubo otro personaje que antier poca gente reconoció, y que también se apeó para caminar y darse un baño de pueblo, y fue Carlos Chale Oldembourg, electo al Salón de la Fama por traer a Colima el baloncesto profesional, con aquellos Limoneros de Colima que llenaban el auditorio de la Unidad Morelos para ver a Randy Gray, Phil Smith y el canadiense Kazanovski.

También desfilaron en infantería Raúl Martínez Gutiérrez, árbitro de fama internacional en voleibol y maestro de varias generaciones en la escuela Madero; Efraín Virgen, jugador de baloncesto que incursionó en la LIMEBA y con Limoneros de Colima, un servidor con muchos años en la crónica deportiva y asiduo asistente a este desfile.

También acudieron los premios estatales Israel López Poblete y Marianne Garviñe, el Muro de Honor Carlos Mancilla, los cronistas Cande González, y Miguel Ponce, un rostro que trabaja arduamente por el deporte local. En la camioneta para no cansarse iba Francisco  Manzo, quien ganó el Premio Estatal en cronista deportivo y soportó agria crítica de Jorge Garrik Aguilar, “Manzo, no es posible que ni siquiera eso pudiste hacer”.

El desfile nos permitió admirar el trabajo que se hace en  las escuelas: como la Escuela de Talentos, la creatividad en los pescadores de la Miguel Gómez Sandoval, el rostro de Mariana Blanco en la Sec 8 y, escuchamos El Mariachi Loco, la única pieza mexicana que se dejó oír ese 20 de noviembre, y que fue un bálsamo para el oído entre tanta música de reggaeton.

Comentarios

Notas Relacionadas