Se propaga el VIH entre jóvenes iraníes 

En la plaza de un barrio pobre de Teherán conocido por el tráfico y consumo de drogas, la psicóloga Atefeh Azimi toma otra muestra de sangre del dedo de un alarmado transeúnte.

Trabaja desde un banco, donde colocó un cartel que, en farsi y en inglés, alienta a la gente a recibir asesoría y hacerse pruebas del VIH.

No se enfoca exclusivamente en los drogadictos que comparten aguja para inyectarse heroína procedente de la vecina Afganistán.

En los últimos tiempos ha habido un importante aumento en la cantidad de infecciones de VIH a partir de relaciones sexuales, sobre todo entre los jóvenes. Las autoridades dicen que muchos no saben que están contagiados.

Esto ha dado paso a situaciones incómodas para esta República Islámica, donde las relaciones sexuales sin estar casados están prohibidas y quienes las mantienen pueden ser arrestados y sufrir severos castigos.

Hay quienes, desafiando los viejos tabús en torno a las relaciones sexuales, están hablando en público sobre la necesidad de protegerse, la educación sexual y pruebas rutinarias de VIH.

“La gente tiene una actitud muy mala hacia estas enfermedades”, dijo Mahboobeh Zeinali, una mujer que contrajo el virus y que vive en Teherán. “Creen que si se lavan las manos donde lo hice yo pueden contagiarse, pero no es así”.

Según estimados del gobierno, unas 66 mil personas, entre los 80 millones de habitantes de Irán, padecen el VIH y unas 30 mil no lo saben. Esto es atribuido a la falta de información sobre el virus.

Comentarios

Notas Relacionadas