Sociedad del conocimiento: el adoquín y las cunetas del Centro

Lo que parecía ser la mejor obra del alcalde de Colima, se está convirtiendo en una tarea de relumbrón, puede socavar su tumba política si soslaya las críticas realizadas a la remodelación del Centro. La capital se remodeló en el gobierno de Elías Zamora y desde esa fecha no se había remodelado.

No está a duda si el trabajo tuviera que realizarse, el deterioro era notable, era urgente una remodelación seria y profunda como se propuso al Centro de la ciudad, por ese motivo, Insúa merece un reconocimiento social, pero el trabajo realizado se licitó, se pagó por él. Posterior a la autorización al tránsito, tuvieron que levantar otra vez el adoquín nuevo en algunos puntos, esto a virtud de muestras en redes sociales de las imperfecciones en la obra.

El trabajo habla por sí solo, de que hubo corrupción y complicidad por parte de la autoridad municipal, porque señalamos lo anterior, ponen en circulación la labor y, posteriormente, ante la denuncia ciudadana de que se estaba levantado el adoquín, tienen que levantarlo y reconstruir, esto señala que no hubo supervisión por parte de la dirección que le corresponde esta área, máxime que el alcalde guarde silencio.

El presidente municipal de Colima tiene ambiciones políticas futuras, debe antes retirarse, dejar esa situación bien, no olvide que en febrero se llevan a cabo las cabalgatas de Villa de Álvarez y transitan vehículos pesados, podría el adoquín sufrir serios daños tal como está puesto y sería triste que no durara.

Hay un cuestionamiento serio sobre a dónde se llevaron el adoquín que se quitó, máxime quienes transitan a diario observaron que la mayor parte del material estaba en buen estado. Lamentable que ni una organización civil y política (Verde Ecologista) protestara por la forma en que fueron levantadas las palmeras. Triste que pusieran guayabillo, planta que no representa a la entidad, ni a la ciudad.

 

LA LEY DE PENSIONES

Los legisladores locales han informado que hasta el próximo año se verá la misma, otros han aprovechado para hacer crecer sus bonos entre el electorado, la verdad, quienes se llevan de aquí hasta las elecciones el mérito, son cada uno de los líderes que estuvieron en el Congreso local para exigir un alto y reflexión sobre la propuesta.

Ojo, líderes, la nueva Ley de Pensiones se deja su análisis para el 2018, lo dejaron en claro, inclusive algunos legisladores dan a entender que va a la congeladora tal cual, lo cual no es bueno, porque la van a retomar pasando las elecciones, por ese motivo, deben de seguir trabajando, tal como lo expresó Federico Rangel, coordinador de la fracción del PRI.

No dudamos que así lo harán los dirigentes y los legisladores Federico, Joel y Neri, cuidarán que no haya sorpresas, máxime cuando ninguna fracción tendrá compromisos, mucho menos si llegan los sustitutos, por aquellos que pidan permiso en enero para competir por otro puesto, más vale.

Dentro de este escenario es loable lo afirmado por el diputado Federico Rangel, quien precisó que a la par de dar certidumbre financiera a la administración de gobierno para evitar el riesgo que en el futuro no puedan cubrirse las pensiones y jubilaciones, haya expresado su compromiso con los derechos de los trabajadores del Gobierno del Estado, municipales, organismos públicos descentralizados y de la Sección 39 del SNTE.

Nos congratulamos que en tribuna Rangel Lozano haya expresado tener en claro su origen sindicalista y de esfuerzo, máxime cuando subrayó que en esta ocasión no será la excepción y que van a encontrar las mejores alternativas con pleno respeto a los derechos de los trabajadores con base en la justicia social de todos y cada uno de los empleados.

En el mismo tenor, el legislador de Nueva Alianza, Adrián Neri, desde que se entregó la nueva Ley de Pensiones, afirmó que no aprobaría ningún punto que vulnerará a los trabajadores. Nuestras congratulaciones con ellos.

Comentarios

Notas Relacionadas