De frente y de perfil: SOS de independientes

Fue como un grito en el desierto, el que posiblemente nadie escuche, el llamado realizado por Armando Ríos Piter para que se unan los aspirantes presidenciales independientes alrededor de uno solo de ellos.

La lucha de egos es muy fuerte y nadie, ni el propio Ríos Piter lo haría, ya que cada uno de los tres prospectos que confían en llenar los requisitos para competir, quiere ser la figura.

Y es que la realidad les está enseñando a los independientes que las cosas no son como se las pintaron, y que a la dificultad de reunir firmas y los apoyos en el número de estados que se requiere, se suma la indiferencia ciudadana hacia ellos.

Es cierto que los electores están cansados de los partidos políticos, pero buscan ciudadanos verdaderamente independientes y que no respondan a intereses de otro tipo.

Los tres principales aspirantes independientes provienen de partidos políticos y traen negativos, por lo que los ciudadanos no les han respondido como esperaban.

Entre los tres principales aspirantes, Jaime Rodríguez Calderón, Margarita Zavala Gómez del Campo y Armando Ríos Piter, reúnen un 6 % de las preferencias electorales que dan algunas encuestas. Los otros prospectos ni siquiera lograrán el número de firmas y estados necesarios para competir.

Jaime Rodríguez Calderón se convirtió en el primer gobernador independiente, pero ha sido un fracaso como gobernante, tanto así que la ciudadanía de Nuevo León prefirió que se fuera a la aventura presidencial que a seguir resintiendo su mal gobierno.

El llamado Bronco renunció a su militancia priista para convertirse en el candidato de los empresarios de esa entidad, y por lo novedoso del tema, arrasó en las urnas, doblando el número de votos al segundo lugar, la priista Ivonne Álvarez.

Las condiciones en Nuevo León estaban dadas para que no ganara el PRI, después de una cuestionable administración de Rodrigo Medina de la Cruz, vinculado a temas de corrupción.

El tema de campaña del Bronco fue cárcel para Medina, lo que no ha logrado hasta ahora, aunque sí consiguió que se le tome una foto a Rodrigo Medina detenido por unas horas.

Otra de sus promesas de campaña rota es no dejar el cargo para buscar otro, lo que también incumplió y hoy busca ser aspirante presidencial independiente.

Esas y otras más, entre las que se encuentra su pésimo gobierno, provocaron dudas en el electorado sobre respaldar a otro independiente y más para un cargo como el de Presidente de la República.

Margarita Zavala Gómez del Campo es la única mujer con posibilidades de ser candidata presidencial y parece que lo conseguirá.

Ella intentó ser la candidata del PAN, aunque sabía que no lo lograría, pero esa intentona le permitió ser presentada en ese carácter y recorrer el país en busca de los respaldos necesarios.

Margarita ya había anunciado que buscaría la presidencia del partido (PAN) y se retiró argumentado que no había condiciones para ello, por lo que nadie le creyó su intención de ser candidata presidencial, con todo y el asesoramiento de su marido, Felipe Calderón Hinojosa.

Dentro del PAN su búsqueda no tuvo mayor repercusión, por lo que prefirió renunciar a la militancia y buscar una candidatura independiente, la que tampoco le ha sido fácil.

Margarita es rechazada en muchos sectores, por su relación marital y el lastre que le significa su esposo, Felipe Calderón Hinojosa. Se le cuestiona por buscar la nominación de independiente, apenas había renunciado al PAN, lo que muestra su ambición personal y la de su esposo, de construir su propia dinastía política.

Ambos confiaron en que unidos los apellidos Zavala-Calderón conseguirían carretadas de firmas y la cosa no les ha sido fácil. Se llegó un momento en que se creyó que no le alcanzaría para juntar las casi 900 mil firmas, pero ya las rebasaron y ahora solamente falta que las valide el INE, para que sea considerada contendiente presidencial independiente.

El tercero en discordia es el propio Ríos Piter, quien, aparentemente, ya rebasó los requisitos para ser candidato presidencial.

Como los otros dos personajes, el guerrerense traía una meteórica carrera política dentro de un partido, el PRD, al que renunció para lanzarse a la aventura de ser candidato presidencial independiente.

Fue diputado federal y senador, y era el más firme candidato al Gobierno estatal por ese partido, cuando se bajó de la contienda, usando argumentos de presiones.

Ríos Piter hizo mancuerna con Jorge G. Castañeda para que uno de los dos buscara la candidatura presidencial independiente, quedando la responsabilidad en el primero de ellos.

De su nominación se corren distintas versiones, especialmente una que lo liga con el candidato del PRI, José Antonio Meade Kuribreña, y con el grupo de los itamitas, entre los que destacan Ernesto Cordero y Luis Videgaray, entre otros.

Algunos consideran que la candidatura de Ríos Piter y de los otros independientes tenderá beneficiar al PRI, ya que el porcentaje de votos que obtengan habrán de restárselo a los candidatos de Morena y del PAN y sus aliados.

De ahí que unificando una candidatura, la que sea, podrían obtener hasta un 10 o 12 % del total de votos, aunque se descarta que puedan participar en un reparto de cuartos (entre 30 y 20 %) con los candidatos del PRI, PAN y Morena, que son cabezas de las alianzas.

María de Jesús Patricio, Pedro Ferriz y los restantes 40 aspirantes que recibieron el aval del INE para reunir firmas, están descartados de antemano.

 

Email: ramonzurita44@hotmail.com

Comentarios

Notas Relacionadas