#MicrioOpinión

Un frío miércoles 31 de enero como hoy pero de 1990 veía la luz por primera vez. A 28 años me encuentro pleno, feliz, rebelde, amado y lleno de paz. La vida nos va enseñando que más que soñar hay que luchar, que poco vale pensar o hablar si no se ha de actuar, que es la congruencia y la prudencia la clave. Gracias a mis padres y hermanos, a mi novia, a mis amigos, a mis aliados y a todos ustedes que me permiten ser un mejor ser humano.

Comentarios

Notas Relacionadas