La agencia calificadora HR Ratings evalúa gobierno de Ignacio Peralta

Mientras el gobierno de Ignacio Peralta avanza en la consolidación de las finanzas públicas del Gobierno del Estado, fortaleciendo la captación tributaria estatal y ciñéndose a la ley de disciplina financiera, los municipios siguen endeudándose más y se precipitan vertiginosamente al colapso financiero.

Esto, principalmente, ante los desvíos de recursos y la falta de pagos en los ayuntamientos: tan solo en Colima y Tecomán, de manera conjunta, adeudan a sus trabajadores más de 200 millones de pesos, por diversos conceptos relacionados con las prestaciones. Además de que también en la Villa son frecuentes los enfrentamientos entre la alcaldesa y el sindicato del ayuntamiento por esta misma situación.

Contrario a este sistemático deterioro de las finanzas municipales, el Gobierno del Estado va al alza en su calificación crediticia: la agencia calificadora HR Ratings mejoró la calificación crediticia del estado al pasar de HR BB+ a HR BBB-. En la revisión especial que mantiene, el director ejecutivo Senior de Finanzas Públicas e Infraestructura, Ricardo Gallegos Miranda, ponderó la disciplina financiera del gobierno de Ignacio Peralta.

Los dos factores que motivaron a subir la calificación fueron los esfuerzos de la administración estatal por resarcir el pago de la deuda y el que lograra reestructurar el impago que había dejado la administración de Mario Anguiano Moreno y lo que generó un complejo escenario financiero, el cual aún merma la capacidad de respuesta operativa del Gobierno del Estado.

De acuerdo a HR Rating, el gobierno de Colima es un ejemplo claro de la normatividad de disciplina financiera: la entidad es considerada un caso perfecto gracias a que el gobernador logró renegociar un crédito adquirido en la administración pasada cercano a los 600 millones de pesos y cuyos intereses estaban ahorcando financieramente al estado.

Por las acciones que ha emprendido el gobierno de Ignacio Peralta, no se visualiza una tendencia al alza de endeudamiento, ya que la reestructura no representa una deuda adicional, sino que es una reestructuración de las condiciones actuales de la deuda, lo que va a permitir generar ahorro en concepto de intereses una vez que se reestructure. Esta medida va a ser muy positiva y la permitirá al gobierno flexibilizar sus condiciones financieras aún más.

Si bien en términos de deuda neta, Colima es un estado que todavía tiene un margen de maniobra crediticia importante, no hay que olvidar que durante el gobierno de Mario se llegó a un impago de créditos de corto plazo en 2015, lo cual lo llevó a no cumplir un dos por ciento de sus ingresos totales.

Sin embargo, hacia el cierre de su administración, el entonces gobernador Mario Anguiano Moreno refinancia este endeudamiento. En julio de 2016, el actual mandatario logró renegociar ese crédito con el que paga ese impago y lo tira hacia el final de su administración.

Esto dimensiona la importancia que tiene el que un gobierno sea responsable y honesto, pues aunque Colima es un estado fuerte en términos de inversión económica, puede llegar a no cumplir con el pago de sus obligaciones, como fue en el caso del gobierno de Mario.

El estado todavía tiene retos importantes financieramente hablando, pero el primer paso de salir del no grado de inversión, ya lo dio. Por eso es importante que el gobierno de Ignacio Peralta avance en la consolidación de las finanzas públicas, de una manera responsable y honesta, pues en la medida que el gobierno esté fortalecido financieramente, podrá generar mayores acciones y beneficios para la población.

Y es que gracias precisamente al saneamiento financiero y al reordenamiento de las finanzas, se logró pagar el adeudo histórico de más de 390 millones de pesos que se tenía con la Universidad de Colima desde el 2009 al 2015; el adeudo de más de 50 millones en las pensiones de los adultos mayores y se reactivaron los apoyos de becas, suspendidos por la falta de solvencia del gobierno en el último año de Mario.

Comentarios

Notas Relacionadas