Profepa clausura actividades de acuacultura en humedales

Infoecos/Colima

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró, de manera temporal parcial, obras y actividades de acuacultura en zona de humedales en el municipio de Tecomán, Colima, que afectaron 30 mil metros cuadrados de manglar.

En el marco del Operativo Nacional de Humedales, añadió Profepa, inspeccionó el predio conocido como Chanilama o Cerro de Aguilar, en la Playa El Ahijadero, donde constató la afectación de tres hectáreas de humedal de manglar con presencia de mangle blanco y mangle rojo.

Ante tal hecho, con fundamento en el artículo 170, fracción I, de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA), los inspectores procedieron a imponer como medida de seguridad la clausura temporal parcial de las obras y actividades llevadas a cabo en el predio de referencia.

La clausura impuesta fue motivada por el riesgo de daño a los recursos naturales, derivado del incumplimiento a lo establecido en la autorización en materia de impacto ambiental otorgada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales para las actividades de acuacultura inspeccionadas, respecto a la prohibición de no afectar vegetación de manglar.

La zona de humedales que comprende Boca de Apiza-El Chupadero-Tecuanillo se encuentra declarada como sitio Ramsar, que son áreas que han sido reconocidas internacionalmente con una designación de acuerdo a los criterios establecidos por la Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional Especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas (Convención Ramsar), tratado internacional del que México forma parte.

La sanción a la que podrían hacerse acreedores los responsables de las obras y actividades inspeccionadas, es una multa por el equivalente de 30 a 50 mil Unidades de Medida y Actualización, de acuerdo a lo establecido en el artículo 171, fracción I, de la LGEEPA, así como la clausura temporal o definitiva, total o parcial. Y el Código Penal Federal establece en su artículo 420 Bis, fracción II, una pena de dos a 10 años de prisión a quien dañe, deseque o rellene humedales o manglares.

Comentarios

Notas Relacionadas