Baúles: Políticos, partidos y ciudadanos

Nunca, como en este año electoral, todos los candidatos y los partidos políticos tragarán las amargas cuando deban ir a tocar la puerta de los ciudadanos para ofrecerse como la solución a la problemática generalizada que está lastimando a nuestro país, en todos los rincones. Y en Colima, ni se diga.

Si partimos del origen y la esencia de los partidos políticos, éstos nacieron como instrumento de los ciudadanos, con base en el régimen de democracia por el que en nuestro país, y en la mayoría de las naciones del planeta, para renovar la administración pública, cada tres y seis años; cada tres años, ayuntamientos y diputaciones locales y federales; cada seis años, gubernaturas, senadurías y Presidencia de la República.

Los ciudadanos, que debieran ser vigilantes escrupulosos de lo que hacen los partidos políticos y las figuras políticas que ocupan los espacios en la función pública, son los mejores jueces con respecto a tres puntos esenciales.

Si dentro de los partidos políticos hay democracia interna o, en todo caso, de qué manera los políticos de éstos dirimen sus diferencias para ofrecerse como alternativas de gobierno ante el electorado.

Si los partidos políticos, al manejar recursos públicos, se conducen con austeridad y transparencia. Este punto es, precisamente, uno de los que más han estado en boca de la opinión pública.

Si los partidos políticos gobiernan como prometieron en campañas, esto es, si están cumpliendo con sus promesas; y si los partidos políticos de oposición a quienes están gobernando, en realidad ejercen un contrapeso necesario en la función pública, para que quienes están gobernando no incurran en excesos y no tomen decisiones contrarias al interés colectivo.

Si los partidos políticos gobiernan de acuerdo con su ideología y su plataforma electoral.

Los ciudadanos, con igual responsabilidad, deben revisar los perfiles de quienes, en estos momentos, están perfilándose como candidatas y candidatos de los tres proyectos principales (PRI-Verde, PAN-PRD-MC, Morena-PT-PES), Panal y candidaturas independientes. En este sentido, los ciudadanos se obligan a analizar muy bien.

Si las aspirantes y los aspirantes de todos los proyectos en juego, federales y estatales colimotes, se han conducido con autoridad moral en su vida pública. En este caso, los ciudadanos deben discernir muy bien lo que es verdad, de los negativos en los políticos, y lo que forma parte de guerra de lodo contra ellas o ellos, muchas veces proveniente hasta de la misma gente que pertenece al partido político que está postulando a determinado aspirante.

Si las y los aspirantes se presentan como opción diferente a la corrupción y otros males, pero dentro de sus propios institutos políticos han sido incapaces de rendir cuentas sobre los pocos recursos que se les confían; pues, de ser así, ¿cómo serán, en caso de ganar, al confiárseles mucho, si no dieron cuentas de lo poco que se les confió?

Si las y los aspirantes ya tuvieron alguna responsabilidad, y ofrecieron resultados, en el sentido que fuere, negativo y positivo. Obras son amores, y si hubo buenos resultados, es posible que en la siguiente encomienda cumplan. Igual, los resultados fueron de regulares a malos o pésimos, ¿por qué razón volver a confiar en ellas y ellos, al momento de cruzar la boleta en la urna?

Si las y los aspirantes son expertos en tacos de lengua, esto es, que se asuman como opositores al régimen, por mera pose; y en su agenda no haya metas o proyectos por construir, que incidan en mejorar las condiciones de vida de la gente.

Por lo pronto, amigas y amigos lectores, ustedes tienen la última palabra sobre partidos y sobre políticos. Lo que ustedes vean, a su alrededor, en seguridad o violencia en todos los sentidos, servicios públicos, leyes, obra pública, transparencia o corrupción, es el saldo de quienes han estado en la encomienda pública. Vean, analicen y voten con libertad.

DEL BAÚL DE LOS RECUERDOS

NACHO DEBE RESPETAR LOS ARTÍCULOS 6, 7 Y 11 CONSTITUCIONALES. Ayer, policías del gobierno que encabeza Ignacio Peralta Sánchez amagaron con reprimir a manifestantes que se hicieron presentes en la caseta de Cuyutlán. De acuerdo con información videográfica que circuló en redes sociales, afortunadamente el incidente no pasó a mayores. El gobernador colimense, en lugar de reprimir la libre manifestación de la población, consagrada en los artículos 6 y 7, y de libre tránsito por el país, consagrado en el 11, los tres de la Constitución Federal, debería reencauzar toda esa fuerza policiaca en ir por quienes tienen hundido a Colima en el primer lugar nacional en inseguridad.

ANAYA SE REGISTRÓ. Ayer se registró Ricardo Anaya como aspirante presidencial, en la sede del INE. Tiene de aquí al 30 de este mes –exactamente 19 días- para librarla del plan persecutor de EPN y su PGR. El 30 arrancan las campañas presidenciales, para concluir el 29 de junio.

Comentarios

Notas Relacionadas