Escaparate político

SEGUNDA DE DOS PARTES

QUEHACER UNIVERSITARIO. El rector de la máxima casa de estudios, José Eduardo Hernández Nava, felicitó a las integrantes de la Asociación Colimense de Universitarias (ACU), por cumplir 25 años de su fundación, “contribuyendo al mejoramiento de las condiciones de vida de las mujeres en general, la defensa de sus derechos, el desarrollo con equidad y el empoderamiento a través de la educación y la formación de calidad”. El rector puntualizó que las políticas públicas con perspectiva de género deben ser políticas transversales que alcancen a toda la sociedad, y por eso consideran a la ACU como uno de los pilares de la estabilidad institucional. El líder de los universitarios manifestó que seguirán trabajando de manera conjunta, para garantizar que las mujeres tengan las mismas oportunidades de acceso a la educación, el trabajo y los puestos directivos. AMLO AMENAZA. En el marco de la Convención Nacional Bancaria celebrada en Acapulco, se presentaron los candidatos presidenciales Ricardo Anaya Cortés, José Antonio Meade y Andrés Manuel López Obrador, y expusieron sus diversos proyectos de país ante la élite que maneja el sistema financiero. Ahí El Peje de nuevo mostró su talante autoritario y de plano dijo que si hay fraude electoral, él no va a contener a la gente, se retira a su rancho de nombre muy sugerente, en Palenque, Chiapas, y “a ver quién va a agarrar al tigre”, en una clara amenaza al sistema político y al presidente Peña Nieto. “El que suelte al tigre, que lo amarre […] Yo no voy a estar controlando a la gente inconforme”, dijo López Obrador, una declaración estridente con tufo golpista y que parece una clara amenaza en el caso de que no gane los comicios presidenciales. O sea, de nuevo “al diablo con las instituciones”, si es que el resultado electoral no es de su agrado. Es decir, desde el punto de vista de este señor tabasqueño, es un mantra sagrado, un mandato fatal e inevitable que él será el nuevo presidente de la República y si no es así, entonces, estamos mal, todo está mal y hubo fraude y hay que tomar la calle, si es que no se logran sus objetivos de toma del poder “para salvar a México”, para lograr “el renacimiento de México”, por decreto una vez que sea Presidente. Con este criterio, ya nomás falta que diga que las elecciones no son necesarias, que el pueblo no acuda a las urnas, y que, de una buena vez, nos preparemos para entregarle el poder a este señor. Incluso, hay quienes piensan que con ese talante autoritario el problema no es que llegue a la Presidencia; el problema de fondo es que luego no se va a querer ir, al estilo de los dictadores Antonio López de Santa Ana y Porfirio Díaz Mori, para no hablar de dictadores extranjeros como Fidel Castro y Hugo Chávez, que sólo muertos salieron del poder, pero sus herederos siguen, al estilo de una monarquía dinástica. Allá el pueblo si se equivoca. LA RECEPCIÓN. Por cierto, ya que hablamos de los banqueros, les dieron una recepción y un trato diferente a los candidatos presidenciales. A Ricardo Anaya, de plano ni siquiera lo tomaron en cuenta. Se limitaron a escucharlo de mero trámite, pues ya saben que plagia las ideas de otros y se “fusila” conceptos completos de conferencistas internacionales como Tony Seba y Peter Diamandis. Ricardo Anaya se limitó a dar una “conferencia” y a defenderse de acusaciones de lavado de dinero por parte de la PGR, a la que calificó como “oficina alterna del PRI”. Los banqueros ni siquiera le hicieron ninguna pregunta. O sea, les fue prescindible, por su caída libre en las encuestas, luego de los escándalos de corrupción y de enriquecimiento súbito e inexplicable en los que se ha visto involucrado. En lo que concierne a José Antonio Meade, candidato presidencial del PRI, le fue muy bien, ya que fue ovacionado por los banqueros, dado que lo conocen, pues fue dos veces secretario de Hacienda y saben que es bien visto por los mercados internacionales. Sin embargo, en otro evento, en Guadalajara, con el impresentable dueño de las Chivas Jorge Vergara, le fue muy mal, porque lo abuchearon con el tema del gasolinazo. Aquí están fallando los asesores de Meade. Alguien le debe decir que no defienda esta medida tan impopular. En fin. En lo que concierne a López Obrador, de plano comienza a cometer errores y se conduce como que nos perdona la vida. Dice que no se va a reelegir. Con lo cual produce sorpresa y preocupación. ¿Pues cómo se va a reelegir, si no ha ganado? Una cosa es cierta. Una precisión: una cosa es lo que dicen las encuestas, que es una foto de la realidad en un momento determinado, y otra cosa es la elección constitucional misma, la única encuesta que vale. Así es que, no por mucho madrugar, amanece más temprano.

Comentarios

Notas Relacionadas