Fiscalía surcoreana acusa a otro expresidente de corrupción

La fiscalía de Corea del Sur acusó el lunes al expresidente Lee Myung-bak de soborno y malversación de dinero público, entre otros cargos. Lee es el último dirigente surcoreano detenido o vinculado a escándalos tras ostentar el poder.

La acusación se anunció tres días después de que su sucesora en el cargo, Park Geun-hye, fue condenada a 24 años de cárcel por otro escándalo de corrupción.

Lee recibió un total de 11 mil millones de wones (diez millones de dólares) en sobornos de la agencia de espionaje del país, Samsung y otros, explicó la fiscalía del distrito central de Seúl en un comunicado.

Lee también fue acusado de traspasar unos 35 mil millones de wones (33 millones de dólares) de fondos oficiales a una empresa de su propiedad y de evadir impuestos corporativos por un total de tres mil millones de wones (281 mil 270 dólares), según la fiscalía.

Antes de fungir como presidente entre 2008 y 2013, Lee fue ejecutivo de Hyundai y alcalde de Seúl.

El exdirigente está en un centro de detención de la capital surcoreana desde su detención el mes pasado. Lee había acusado antes al gobierno progresista del actual presidente, Moon Jae-in, de vengarse por la muerte en 2009 de un amigo de Moon, el expresidente Roh Moo-hyun, que se suicidó durante una pesquisa a su familia por corrupción.

Comentarios

Notas Relacionadas