Camino Real: =LO MANDARON POR EL FUERO =LOS QUE APOYAN AL PEJE

Es muy conocida la historia de que cierta vez, en el PRI-Colima a un recién electo diputado local -que era un tipo rústico, ignorantón y muy p… cándido-, le preguntó, muy socarrón y mala leche, el líder de su sector que era el campesino: -¿Entonces qué, mi diputado?, ¿Ya te dieron tu fuero? Sin saber a qué se refería, el nuevo legislador contestó tímidamente: -Mmm…N… no… Entonces, el ladino líder, conteniendo heroicamente la risa, le dijo: -¡Cómo serás güey! ¡Sin fuero es como si no fueras diputado! ¡Anda a que te lo den! Todo mosqueado, el tontorrón se atrevió a preguntar: -¿…a dónde? -¿Cómo que a dónde, güey? ¡A donde te dieron ese papel que dice que eres diputado! ¡Arráncate pa´llá! El flamante legislador se fue a pedir su fuero, y ya sabrán las carcajadas que provocó cuando, llegando a donde lo dijeron que fuera, dijo entre timideces y cortedades: -¡Este… yo… es que… soy diputado y me dijeron que faltó que me dieran mi fuero!…

Esta historia habla de que ciertos servidores públicos no sabían ni de qué se trataba el fuero… lo que no era óbice para sacarle provecho.

El tema del fuero de los servidores públicos para alcaldes y diputados locales fue intocable hasta que el gobernador Ignacio Peralta rompió el tabú y envió al Legislativo local una iniciativa de reforma al Artículo 122 constitucional y la derogación del Artículo 123, en la que propone eliminar el fuero en la entidad. En su parte medular el Artículo 122 dice: “los diputados y los munícipes propietarios, así como el gobernador del estado, gozan de inmunidad procesal desde la declaración de validez de su elección; los diputados y los munícipes suplentes, desde el momento en que asuman la titularidad y ejerzan la función. Los magistrados del Supremo Tribunal de Justicia, del Tribunal Electoral, del Tribunal de Arbitraje y Escalafón, del Tribunal de Justicia Administrativa, los secretarios de la Administración Pública del Estado, el consejero jurídico, el fiscal general del estado, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos, el titular del Órgano Superior de Auditoría y Fiscalización Gubernamental, los consejeros del Instituto Electoral del Estado, así como los comisionados del Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos, gozarán de inmunidad procesal desde el día en que tomen posesión de sus cargos y durante su ejercicio”. Y el 123 habla de cuando deja de tener vigencia lo que dice el 122.

La iniciativa de Peralta propone que ningún ciudadano esté exento de enfrentar acusaciones que se les finquen por la comisión de delitos, debiéndose sujetar a la ley y la justicia. Es una propuesta que por mucho tiempo había sido una demanda popular para que los funcionarios públicos no tuvieran patente de Corso.

Que Peralta pugne por la eliminación del fuero en Colima es digno de reconocerse, máxime que se espera la oposición de algunos funcionarios públicos que han confundido las prerrogativas que el fuero constitucional otorga. El fuero plantea un equilibrio entre los diferentes Poderes; pero la gente ve que es utilizado para que los funcionarios se salgan del camino de la ley con toda impunidad.

Por cierto, algunos otros gobernadores no quisieron ponerle el cascabel al gato quitando el fuero, por los raspones políticos que iban a sacar. En cambio, Peralta confirma su posición de estar del lado de la sociedad que ya no quiere que la clase política tenga ese tipo de privilegios.

¡Ya era hora!

MESÓN

Los que apoyan al Peje López son los haraganes que creen que les pagará salario sin trabajar; los que esperan que a las universidades ingresen todos los que lo soliciten, sin filtros de ninguna especie, lo que haría a las casas de estudio anidaderas de parásitos revoltosos buenos para nada y malvivientes; los ninis que, sin estudiar ni trabajar, esperan graciosamente un pago mensual; los que confían que la gasolina se abarate a base de subsidios (lo que beneficiaría al que más consumen combustibles, a millonarios con muchos carros); los que han recibido la promesa de que se restablecerán precios de garantía a los agroproductos (la economía ficción en el campo, porque esa política de subsidios no sirvió para nada); y, en general, los que esperan subsidios en todos los rubros de su economía como transporte, electricidad, gas, etc… Como en Venezuela… ¡Arrieros somos!

Comentarios

Notas Relacionadas