Diálogos, argumentos y controversias

Comienzan los debates electorales que reclaman acudir a la prudencia, al respeto, la tolerancia y la inteligencia, en la estructura política de cada instancia electoral. Los partidos, de manera individual o en coaliciones, presentan a quienes aspiran a un cargo de elección popular ante la ciudadanía en las zonas, comunidades, poblados. Hoy con una característica particular: ya no son varones solamente quienes se enfrentan, porque las mujeres también integran esas candidaturas.

Para reflejarlas, cada experiencia requiere del lenguaje hablado, pues se acompaña con la comunicación extraverbal, donde se tienen en cuenta múltiples recursos para hacer llegar el mensaje, el proyecto o las proclamas. ¡Hay que prepararse muy bien! El electorado observa con cuidado a quienes desean identificar, para luego depositar su voto personalizado. Quien les hable deberá conocer los recursos y características de los medios de comunicación a utilizar, radio, televisión, redes sociales, publicaciones, videos, etc., porque durante siglos se acumularon las experiencias de intelectuales sobre el lenguaje, como se publican en https://www.pensamientos.org/, desde Guy de Maupassant, escritor francés (1850-1893), quien señaló: cualquier cosa que se quiere decir sólo hay una palabra para expresarla, un verbo para animarla y un adjetivo para calificarla.

Cuando eran exclusivamente los hombres quienes realizaban política fueron muy criticados por las expresiones sexistas masculinas y excluyentes, entonces hoy las candidatas deberán cuidar muy bien su lenguaje para evitar reproducir esos esquemas comunicativos que las discriminan y omiten.

Recientemente el Instituto Nacional Electoral publicó las normativas en las cuales reconoce el lenguaje incluyente que, por su utilización, tiene un potencial trasformador en la medida en que visibiliza la presencia de mujeres y hombres, así como fomenta la mayor participación política de las mujeres en la vida pública. Con estas acciones, consensadas con los partidos políticos, el INE cumple su obligación constitucional de promover los derechos político-electorales de todas las personas bajo el principio de igualdad. (https://centralelectoral.ine.mx/2017/)

Se incorpora al estudio del lenguaje para garantizar la comunicación, la necesaria formación de cada candidato o candidata: Charlie Chaplin, actor, humorista, director, escritor y editor inglés (1889-1977), dijo: “El verdadero significado de las cosas se encuentra al decir las mismas cosas con otras palabras”.

Influirá de manera decisiva en el debate electoral, ampliar conceptos, opiniones, y así hasta cambiarán las estadísticas de las encuestas, que aportarán resultados interesantes, porque cada palabra expresada va a generar lluvias de ideas contrapropuestas, aclaraciones, argumentos y controversias que ojalá promuevan el diálogo con respeto y tolerancia.

Otras muchas aportaciones enriquecen la necesidad de un uso adecuado del lenguaje como comentó Carlos Siller, actor de voz mexicano que hace doblaje para series y aventuras: “La palabra tiene mucho de aritmética: divide cuando se utiliza como navaja, para lesionar; resta cuando se usa con ligereza para censurar; suma cuando se emplea para dialogar, y multiplica cuando se da con generosidad para servir”.

Las mujeres candidatas tienen la voz en este extraordinario proceso electoral de 2018. Ellas, como representantes de sus militancias partidistas, también podrán echar al viento expresiones en las cuales demuestren su capacidad de comunicación, de aprendizaje, de convencimiento, porque después de cada declaración, juicio, o propuesta en el debate público, sus palabras las identificarán para bien o para lo contrario.

 

@Letra Clara

*Maestra en Ciencias de la Comunicación

Comentarios

Notas Relacionadas