Panatinaikos vence 95 a 67 al Real Madrid

Los griegos apabullaron por 20-0 en medio cuarto al Real Madrid.

Pascual y los suyos olieron el miedo e hicieron sangre.

Laso optó por los cambios, Causeur, Taylor, Randolph y Tavares salieron cabizbajos relevados por Carroll, Rudy, Thompkins y Ayón. Para entonces, el marcador ya era de 16-0. El eléctrico Mike James se había convertido en azote madridista: triples, entradas y suspensiones NBA. Ni Taylor ni Causeur… nadie pudo echarle el lazo. Tampoco a Calathes, imperial al frente de las operaciones porque la baja de Campazzo resulta demoledora, un base puro y duro, buen defensor y espíritu argentino. Hace 40 días había desquiciado al propio Calathes en el Palacio. Acumulaba más minutos que nadie cuando se rompió hace tres semanas, víctima de un calendario infernal y de la falta de relevos.

En plena deriva ingobernable, Ayón trató de capear el temporal. Fueron los mejores momentos del Real, incluso puede que creyera en la remontada como tantas veces antes: 29-21. No llegó más allá. James y Calathes pegaron pero Antetokounmpo mordió de nuevo en la reanudación y el Madrid se desplomó hasta el 79-44. Para frotarse los ojos.

La serie, pese al estruendo, dice 1-0. Toca sacudirse el miedo y responder con la misma ambición que el PAO. Toca un paso al frente colectivo y otro a título individual, de los Doncic, Causeur, Rudy, Randolph, Thompkins… De lo contrario, la final quedará muy lejos.

Comentarios

Notas Relacionadas