Los Presidenciables

Cada uno de los cinco presidenciables tiene sus fortalezas y debilidades heredadas de las fuerzas políticas que los postulan, en un análisis muy somero, veremos a continuación las características principales de cada uno de ellos: Iniciamos por antigüedad de los partidos con Ricardo Anaya Cortés, candidato de la coalición Por México al Frente, formada por el PAN-PRD-MC. Después de regresar el PRI a Los Pinos en el 2012 y ser desplazado el PAN hasta la tercera posición en las elecciones presidenciales pasadas, consecuencia natural de la falta de una verdadera transición política nacional, el PAN pierde su rumbo de ser una verdadera oposición al gobierno, se vuelve aliado del PRI en aquel Pacto por México, para realizar, desde el Congreso federal, la Reforma Energética, desprestigiado ante los ciudadanos por no mantener su rumbo de opositor.

Un PAN debilitado, busca en las alianzas una posible fortaleza para ganar la próxima elección, y más, los candidatos de la alianza se dividen de manera proporcional entre las fuerzas políticas las candidaturas y se reparten entre ellos los cargos de elección popular de los tres niveles de Gobierno en el Poder Ejecutivo y en el Poder Legislativo federal y local. De esta forma, Anaya logra ser candidato presidencial por ser el PAN la principal fuerza política de la alianza y en el plano local, proporcionalmente cada partido aliado se reparte todas las candidaturas.

El candidato Anaya tiene en su contra la falta de experiencia en la conducción política a nivel municipal y estatal. De ser funcionario público local en el gobierno de Querétaro pasa a ser diputado federal plurinominal, es presidente de la Cámara de Diputados en el primer año del actual sexenio y después es dirigente nacional de Acción Nacional, currículum político muy limitado que deja mucho que desear para ocupar un cargo tan importante como lo es la Presidencia de la República, por ello, la principal debilidad de Anaya es Anaya, y su fortaleza está en los votos acumulados de la alianza.

El candidato José Antonio Meade mantiene su fortaleza en su preparación profesional y su amplia carrera político-administrativa. Si bien, nunca fue electo en cargo de elección popular, inicia su carrera administrativa en el sector financiero nacional hasta ocupar el cargo de secretario de Recursos Naturales y Hacienda en un gobierno panista con Felipe Calderón, y en el gobierno priísta con Peña Nieto, es secretario de Relaciones Exteriores y de Desarrollo Social. Su experiencia en cuatro secretarías de estado de dos gobiernos de partidos diferentes lo hace ser un buen prospecto para ocupar la Presidencia de la República, sin embargo, acumula muchos negativos en su contra por ejemplo: El PRI pasa por su peor momento político en la historia de este partido, resultado del gobierno presidencialista de Peña Nieto, el cual , sin ver al futuro, utiliza el Poder presidencial para mantener una clase política priísta soberbia y solapadores de la corrupción generalizada que vive el país, y más, cuando en Brasil encarcelan a un expresidente y candidato presidencial, en Perú destituyen al presidente en funciones y en México la impunidad y la corrupción campea en la mayoría de las dependencias del gobierno federal con la honrosa excepción de la Secretaría de Relaciones Exteriores. Ahí están las fortalezas y debilidades del candidato Meade, mismo que le pide a los ciudadanos votar por la persona y no por los partidos, pero, ¿hasta dónde es posible deslindar a las personas de los partidos?, cuando éstos están representados por las personas.

AMLO es abanderado por el partido político Morena, tiene la ventaja de ser postulado por un partido que no tiene antecedentes de corrupción y mal gobierno, por la sencilla razón que, a la fecha, son gobierno únicamente en el Congreso de la Unión, algunas delegaciones políticas en la CDMX, y ya los conoceremos como buenos o malos gobernantes cuando ganen presidencias municipales, gobiernos estatales y Presidencia de la República, veremos de qué están hechos los morenistas, si están vacunados contra la corrupción o sucumben ante el dinero fácil y la impunidad de que gozan los funcionarios públicos.

Hasta aquí son los candidatos de coaliciones de partidos, faltan los candidatos independientes que merecen una segunda parte de esta entrega, y más, después del escándalo del TEPJF, en donde imponen un quinto candidato en la boleta.

NOTAS CORTAS

Nacho Peralta da ejemplo de cómo hacer un buen gobierno sin red protectora al solicitar al Congreso del Estado legisle para eliminar el fuero de los funcionarios públicos de los Poderes estatales y municipales, los diputados tienen la palabra, los colimenses queremos ver en la cárcel a quienes desde el gobierno se enriquezcan y regresen al erario público estatal lo robado.

Me parece una exageración la saña en contra de Gisela exsecretaria de Movilidad, desde mi punto de vista, cumplió con su deber como funcionaria pública. El pulpo camionero, representantes del viejo PRI corporativo están felices por haber logrado su destitución, como quien dice, debemos seguir igual, sin que me toquen mis intereses, y en el trasporte estatal solo mis chicharrones truenan desde el punto de vista de los corporativos del transporte, ya los alcanzará el destino, pues nadie debe ser ajeno a la innovación y a la modernización.

Comentarios

Notas Relacionadas