Leyes de protección a mujeres y niños, inefectivas e insensibles.

Infoecos/Colima

Pastora Ferráez Lepe celebró, este jueves, 50 años ininterrumpidos de desempeño profesional como trabajadora social, y mencionó que en México, aunque se cuenta con demasiadas leyes y tratados internacionales que protegen a las mujeres, niñas y niños, “es doloroso en la práctica ver que su aplicación es lenta, poco efectiva y a veces insensible”, aseguró.

Afirmó que a lo largo de su desempeño profesional, ha sido testigo de las desigualdades sociales, injusticias y la dolorosa pobreza que parece que nunca se acaba, pero también tuvo la oportunidad de trabajar con la niñez colimense y sus familias que viven circunstancias verdaderamente difíciles.

“En mi vida no quise estudiar otra cosa que no fuera Trabajo Social, me confieso convencida del valor profesional que tienen estos profesionistas, que reciben poco reconocimiento y valoración, a pesar de ser piezas clave en los equipos interdisciplinarios que definen los programas de desarrollo familiar”, resaltó.

Recordó que los trabajadores sociales cuentan con la “fotografía completa” que orienta la intervención de otros profesionales como sicólogos, abogados y maestros, así como con la debida preparación para elaborar diagnósticos integrales porque saben perfectamente que los fenómenos sociales son estructurales y multifactoriales.

Recordó que inició el ejercicio de su profesión inspirada en un modelo asistencialista con tintes paternalistas, después tuvo un giro en su visión a partir de la construcción de un modelo dialéctico, transformador, comprometido y humanístico cuando tuvo la confianza de Margarita Septién de Rangel quién la nombró directora y maestra de Trabajo Social de la Escuela Vasco de Quiroga.

Pastora Ferráez recordó que durante su carrera colaboró también en el IMSS, la facultad de Trabajo Social de la UdeC, el DIF Estatal Colima y ha dirigido organizaciones de la sociedad civil, “convencida de que son un motor para la transformación social a través de la participación y organización de la comunidad”, destacó.

Ante amigos, familiares y colaboradores, recordó que en los últimos 10 años ha realizado Trabajo Social en favor de las mujeres bajo el convencimiento de que la ancestral falta de equidad ha derivado en situaciones de desigualdad y por consecuencia, violencia de género.

Como trabajadora social fue fundadora, hace 30 años, del primer patronato de los Centros de Integración Juvenil, crear la institución de asistencia privada Por Nuestros Hijos y además de colaborar por más de cinco años en el Instituto Griselda Álvarez AC.

Igualmente cumplió 35 años de formar parte de la Unión de Trabajadores Sociales del Estado de Colima y fundó, hace dos años, el Colegio de Trabajo Social del Estado Colima; actualmente forma parte de la asociación civil, Mujeres Agentes del Cambio.

La homenajeada es reconocida como la primera Trabajadora Social en la entidad, luego de egresar con nivel técnico en Guadalajara, estudiar la licenciatura y la maestría y también preside el Patronato de la Casa Hogar para Mamás Solteras Rita Ruiz Velasco, con el propósito de contribuir al combate de la violencia hacia las mujeres.

Comentarios

Notas Relacionadas