España, la calle, es una denuncia.

Infoecos/Colima

Agustín Márquez Gileta describió el escenario colimense en los años sesentas durante el homenaje a su hermano Salvador, en el acto realizado en el auditorio del Archivo Histórico del Municipio de Colima, evento organizado por Gloria Vergara y Ángeles Márquez, también hermana de Chava.

Por esa época no había quién se preocupará por la cultura, no había bibliotecas y si querías ver teatro, necesitabas organizarlo tú. Nosotros vivíamos en un barrio pobre, señaló el expositor, y recordó que su papá le preguntaba por qué en el cuarto donde dormían Agustín y Salvador permanecía la luz encendida toda la noche. ‘Porque mi hermano se la pasaba leyendo’, le respondió.

Salvador se fue a estudiar a la UNAM, cuenta su hermano, yo revisaba en el librero lo que el leía: La náusea, La peste, El extranjero, el Decamerón. Pasado el tiempo, el libro El vampiro de la colonia Roma le abrió la puerta para la literatura que Chava quería escribir.

La narrativa de Chava estaba impregnada por el cine. Con el paso del tiempo, el movimiento del 68 impactó a un grupo de colimenses, también soñaron con la Revolución Cubana y para ser congruentes -agregó Agustín- Leyeron a Marx y a Lenin entre otros autores y varios de aquellos jóvenes se fueron a partidos de izquierda.

Al este del Paraíso influyó en los jóvenes: Ángeles Márquez

Al conmemorar 20 años del fallecimiento de Salvador, su hermana Ángeles reconoció la dedicación de la doctora Gloria Vergara, con quien hace diez años estuvieron en la Pinacoteca de la Universidad de Colima para recordar a Chava y su obra, además agradeció al periodista Pedro Zamora por el reportaje dedicado a su hermano y publicado en la revista Proceso.

Ángeles Márquez compartió a los asistentes al evento la notable habilidad de su mamá. La señora Amparo Gileta fue experta en relatar el mar de Cuyutlán y tenía gran habilidad para contar cuentos.

La maestra Ángeles destacó la influencia fundamental de la cinta Al este del paraíso, con el actor James Dean y un Tranvía llamado deseo, de Elía Kazan, entre otras películas que motivaron a los jóvenes en los sesentas, entre ellos a su hermano Salvador.

Ángeles anunció la publicación de un libro con las ponencias de maestras, alumnas e investigadores que se presentaron en dos mesas redondas para conmemorar los veinte años del fallecimiento de Chava.

Krisnha y las aspiraciones de los personajes

En su exposición, Krisnha Karina Espinoza relató cómo al estudiar la obra del escritor encontró algunas de las aspiraciones de los personajes, entre otras las de las religiosas para vencer el pecado. Además, las aspiraciones sociales para conseguir la superación y el éxito entre otras personas que figuran en la novela España, la calle.

El cuerpo presente en España, la Calle

En su intervención, Karla Janeth analizó el género y el cambio de rol revisando a los personajes Leonardo y Galilo, donde el cuerpo está muy presente en la novela (España, la calle), pues los hombres deben seguir modelos de hombría, y Leonardo busca la identidad de género.

España, la calle es una denuncia: Carmen Zamora

La maestra Carmen Zamora estudió, desde la lingüística, las funciones del lenguaje. Las metáforas y las metonimias. Al abordar a dos de los personajes, explicó: Galilo es el bisexual que le roba espacio a Leonardo.

Y el cliché social en la vida real de España, la calle es una denuncia, una identidad social velada y amenazada. La novela es la aportación de cómo percibía la gente al Colima de mediados del siglo pasado.

En el cuerpo se descubren los miedos: Vimarith

En su intervención, Vimarith Árcega agregó cómo la persona está sujeta a todo lo que le rodea y la habitación es el lugar para intimar y el cuerpo es el espacio en que se descubren los miedos. En cambio, la calle es el espacio para salir a gritar consignas.

En España, la calle, cada quien se ubica donde le corresponde: Gerzaín

Gerzaín Manzo Lozano cerró la segunda mesa de exposiciones, y al abordar la novela manifestó cómo en la calle habitan personajes con nombres femeninos, estamos en presencia de la masculinidad. En España no hay misoginia, cada quien se ubica donde le corresponde.

Con amplio sentido del humor, presenta al multicitado Galilo, en su espera vestido con el uniforme de futbol en la cama. En líneas definidas del desarrollo masculino, el hombre parece femenino, pero conserva su masculinidad.

Y la Janis es más perra que ninguna porque ha leído a Hegel y a Marx.

 

Comentarios

Notas Relacionadas