Inglaterra 0 Bélgica 1: El gran partido que nunca llegó

El último partido de la fase de grupos previsto entre Inglaterra y Bélgica no cumplió con lo esperado por la clasificación fácilmente amarrada por los dos combinados ante Túnez y Panamá. Bélgica acaba en el primer lugar y enfrentará a Japón, mientras que los ingleses irán contra Colombia.

Estrellas al banquillo

Del lado belga, Lukaku, Eden Hazard, Kevin De Bruyne, Mertens y Kompany, habituales titulares del once de Roberto Martínez, tuvieron la oportunidad de descansar en el tercer partido de la fase de grupos. Por su parte, Southgate dejó a hombres como Harry kane, Lingard, Dele Alli y Sterling en el banquillo.

Aun así, el primer puesto del grupo G estaba en juego ya que las dos selecciones llegaban al enfrentamiento en igualdad perfecta en la clasificación, tanto en puntos que en diferencia de goles. Lo único que diferenciaba a ingleses y belgas era el criterio de Fair Play, por lo que Inglaterra hubiera terminado como líder en caso de un empate (2 tarjetas menos al arrancar). Sin embargo, en esta ocasión, el primer puesto podría acabar siendo más una trampa que una bendición ya que el cuadro superior del mundial está plagado de candidatos al título mientras que el inferior solamente tiene a España como claro favorito.

La primera parte dio la sensación de que las dos selecciones estaban bien enterradas de la situación y procedieron a jugar tranquilamente sin tomar demasiados riesgos físicos. Aunque los dos equipos llegaron al descanso habiendo generando buenas secuencias de juego, Pickford y Courtois no tuvieron casi nada que hacer durante los primeros 45 minutos. Los aficionados, que habían venido a presenciar uno de los mejores partidos del mundial mandaban a los 22 actores a los vestidores bajó el sonido de los pitidos y los abucheos.

Bélgica terminó con una buena dinámica

Más motivados y quizás menos temerosos del cuadro superior del mundial, los belgas salieron a ganar el partido en la segunda parte, presentando una actitud mucho más ofensiva. Lógicamente, se pusieron adelante en el 51 gracias a una obra de arte de Januzaj. El genio de la Real Sociedad heredó del balón en el área y humilló a Rose con una finta exquisita para luego recortar hacia su izquierda y mandar una joya al ángulo de Pickford.

No descontentos de quedar como segundos del grupo pero con su orgullo tocado, los ingleses reaccionaron y el partido se puso más emocionante. Los dos combinados gozaban de fases ofensivas interesantes y en el 66, Rashford perdonó el empate con un fallo impresionante frente a Courtois. Hasta el árbitro no se lo creyó y acabó pitando un córner por un desvío del arquero que nunca existió. La de Rashford fue la más clara del partido para los ingleses y posteriormente, los belgas empezaron a dominar claramente el partido.

De milagro no se le vino la casa encima a inglaterra en la recta final del partido. Primero, una doble ocasión de Mertens y Hazard (el hermanito no el crack) dejó plantada a la defensa inglesa, cuando el primero remató de afuera del área y el segundo recuperó el despeje de Pickford en un ángulo cerrado (89’). Inglaterra respiraba pero sufría mucho en los minutos finales. En el 91, los centrales británicos fueron evidenciados y casi humillados en una acción donde se les fue todo el sentido futbolístico y de milagro Fellaini, Mertens y compañía no encontraron el espacio para rematar a bocajarro. Por si no fuera suficiente, los belgas rozaron nuevamente el segundo tanto un minuto después cuando Hazard sirvió perfectamente a Fellaini por la izquierda del área, pero el del United mandó su cañonazo fuera. 

Así concluyó la fase de grupos del mundial de Rusia 2018. Ya tenemos a los 16 clasificados para los octavos de final, sin sorpresas mayores, pero sí con un gran ausente en el campeón del mundo. Ahora a descansar y a esperar la reanudación de las hostilidades el sábado por la mañana con un exquisito Francia-Argentina.

Tom Houdebine

Comentarios

Notas Relacionadas