Uruguay 0 Francia 2: Francia sigue martirizando a la CONMEBOL

Franceses y uruguayos se enfrentaron en una final anticipada en Nizhny Novgorod. El once del gallo salió victorioso con autoridad y con una solidez defensiva que frustró a Uruguay hasta el último minuto. Los sudamericanos regresan a casa después de una buena prestación y no tienen de qué sonrojarse, simplemente se enfrentaron a una mejor selección que, a la espera de la prestación de Brasil contra Bélgica, se presenta como la máxima favorita al título mundial.

Varane borró su error de hace 4 años

Desde el arranque, Francia demostró la calidad que al fin había presentado contra Argentina el sábado pasado. Frente a un equipo uruguayo bien parado atrás como de costumbre (1 gol recibido en sus primeros 4 partidos), los franceses procedieron a controlar el esférico y el ritmo del partido. No hubo muchas ocasiones de gol en los primeros 45 minutos pero sí se presenció un encuentro de gran calidad entre dos equipos muy bien preparados y fieles a su estilo que los llevó a estar dentro de los mejores ocho de Rusia 2018.

El primer tiempo le ofreció dos ocasiones claras a los franceses y una a los uruguayos. Los primeros pudieron haberse adelantado en el minuto 15 cuando Olivier Giroud le dejó una pelota perfecta a Killian Mbappé que pudo haber rematado de diferentes maneras. El número 10 de Francia quiso rematar de cabeza y calculó mal su salto por lo que acabó mandando el esférico por arriba del arco de Muslera. El error de la nueva sensación mundial pudo haberle costado caro a Francia ya que  los uruguayos se mostraban muy organizados dentro de su área y no le dejaban espacios a los hombres de Didier Deschamps.

Una pelota parada desde la derecha del área uruguaya en el minuto 40 acabó dándole la ventaja bien merecida a los franceses que ejecutaron una jugada ensayada a la perfección. Griezmann mandó al balón hacía el área y Raphael Varane apareció frente a los zagueros uruguayos para peinar magistralmente el esférico y borrar de la memoria de los franceses su error cometido en los cuartos de final del mundial brasileño. En ese entonces el central del Real Madrid había errado en su marca sobre el central alemán Matts Hummels que había aprovechado para marcar el 1-0 que acabaría siendo definitivo.

Orgullosos, los uruguayos respondieron casi inmediatamente en una jugada muy similar en la que Martín Cáceres remató de cabeza un tiro libre que obligó al capitán Hugo Lloris a sacar una de las mejores atajadas del mundial. Totalmente extendido y con una concentración máxima, el arquero del Tottenham fue decisivo y mandó a los suyos al descanso con la ventaja mínima en el marcador.

Control total

El segundo tiempo fue la evidencia de la superioridad francesa en todos los sentidos y los uruguayos, a pesar de su calidad demostrada hasta este partido, simplemente no pudieron generar ni una sola jugada de peligro. Por su parte, los franceses tocaban con calma e inquietaban esporádicamente a Muslera sin abrirse demás atrás. Griezmann en el 48, con una excelente presión sobre Muslera, y Pogba en el 50 sobre un centro muy peligroso, ponían en alerta máxima a la defensa uruguaya.

Finalmente el tanto de la liberación francesa llegó de las botas del delantero del Atlético de Madrid que remató desde fuera del área una pelota que parecía dirigirse directo a los guantes de Muslera. Sin embargo, la trayectoria venenosa del balón llevó a que el arquero uruguayo cometiera un error imperdonable que acabó crucificando a todo un país (61’).

Si ya se veía difícil que Uruguay pudiera empatar el 0-1, el 0-2 probó ser imposible para los hombres del maestro Tabárez. Francia retrocedió líneas y le confiscó el balón a unos uruguayos impotentes frente a la supremacía de los galos que llegan a semifinales listos para comerse al mundo.

Tom Houdebine

Comentarios

Notas Relacionadas