Ante Inglaterra, Croacia busca hacer historia.

La segunda semifinal de este Mundial 2018 enfrenta a dos equipos con la oportunidad de su vida para hacer historia. Por un lado, los croatas que nunca han alcanzado una final de la Copa del Mundo y a los que parece difícil que se les presente una generación con estas posibilidades. Por otro lado, Inglaterra cuenta con posibilidades reales después de muchos años de falsas ilusiones.

El conjunto balcánico se enfrenta a una cita histórica para su Selección y su país. Solo en una ocasión alcanzaron las semifinales de una cita mundialista y Francia les acabó apeando de ella en 1998. Luego acabaron en tercera plaza tras ganar a Holanda, pero no dejó de ser una decepción por haberlo tenido tan cerca. Esa fue la generación de Suker y esta es la de Modric y Rakitic. Una generación que se abona a las tandas de penaltis, como ya le pasó a Portugal en la pasada Eurocopa que terminó ganando. Hasta la fecha lleva cinco victorias, siempre que los encuentros definidos en penaltis se consideren victorias y no empates, ha anotado 10 goles y ha recibido cuatro.

A pesar de ser mejor que sus rivales, los ingleses han tenido que apelar al balón parado, a la puntería de Kane y a la confianza de Pickford bajo palos para llegar hasta aquí. Seis goles ha hecho el ariete del Tottenham hasta el momento y es el actual máximo goleador de la competición. Muchos han sido de penalti, aunque valen igual. Penaltis en los que Pickford también ha andado muy fino, al igual que en el resto de virtudes. En el último encuentro hizo paradas de muchísimo mérito, y dejó la portería a cero tras cuatro encuentros sin lograrlo. Los británicos están fuertes, pero los números ante los croatas les perjudican: 27 partidos, 11 victorias, 12 derrotas y cuatro empates.

 

Comentarios

Notas Relacionadas