Los derechos de los trabajadores serán respetados: Rafael Mendoza.

Infoecos/Cuauhtémoc

El presidente municipal electo, Rafael Mendoza Godínez, y el alcalde Moisés Morán Gallegos, sostuvieron la mañana de este martes una serie de visitas en algunas de las áreas de la comuna, como una forma de acercamiento con los trabajadores, externando que habrá pleno respeto a los derechos laborales y que la intención es que al interior del Ayuntamiento haya un ambiente de paz y armonía, pues todo ello redunda también en el buen servicio para con la ciudadanía, que es finalmente a quien todos se deben.

En ese contexto, el presidente municipal Moisés Morán Gallegos dio a conocer que el próximo lunes 16 de julio, el alcalde, hasta ahora con licencia, Rafael Mendoza Godínez, se reintegrará al Cabildo de Cuauhtémoc.

A los trabajadores, Moisés Morán les agradeció por el respaldo brindado en estos meses de su gestión, y recordó que durante el periodo electoral se mantuvo siempre respetuoso de las decisiones de los mismos, sin tratar de influir en ellos de ninguna manera; puntualizó que durante este tiempo no ha firmado, ni firmará ningún documento que pudiese afectar los derechos de los empleados, “porque siempre me he manejado con honestidad y transparencia”.

Mientras tanto, el presidente municipal electo y quien se reintegrará a sus funciones el 16 de julio, Rafael Mendoza Godínez, dijo que las campañas electorales ya pasaron y es tiempo es dar vuelta a la hoja, “entiendo que a veces el calor de las campañas nos gana, y si algunos trabajadores se sintieron ofendidos por alguna acción de mi parte, les pido disculpas”.

Dijo que la ciudadanía decidió darle la confianza para estar de nueva cuenta como alcalde, y quiere estar en buenos términos con todos, para realizar un trabajo en equipo a favor de la ciudadanía del municipio, pues es el objetivo principal.

Especialmente a los sindicalizados les informó que ya sostuvo un primer encuentro con la nueva líder, Irma Valdovinos, y que una vez reintegrándose a sus funciones de edil, buscarán hacer estas visitas acompañados de la dirigencia sindical, o quizá sostener una reunión general.

Mendoza Godínez reconoció la deuda con los sindicalizados por 11.5 millones de pesos, pero dijo que es manejable, y de hecho dos de las principales acciones por resolver, una vez en la administración, serán el tema del agua potable y este adeudo con el sindicato. Puntualizó que ningún trabajador se verá afectado en los derechos ya adquiridos, que se mantendrá respetuoso de la vida sindical y que los trabajadores en general tendrán las puertas abiertas cuando deseen externar alguna inquietud.

 

Comentarios

Notas Relacionadas